Archive

Posts Tagged ‘violencia’

Vigila quién te llama


Scream (1996) fue la primera película de terror que vi, y creo que eso la convierte en una de mis películas de horror favoritas. Está dirigida por Wes Craven y actúan en ella Neve Campbell, Courtney Cox y Drew Barrymore.

He querido hablar de esta película de terror en particular, ya que, a diferencia de otras películas de miedo, Scream puede también expresar la violencia de género.

Al comienzo de la película, nos encontramos con la actuación de Drew Barrymore, interpretando a una jovencita apasionada de las películas de terror que, tras quedarse sola en su casa, comienza a recibir extrañas llamadas de un psicópata, el cual, aprovechando sus conocimientos sobre las películas de terror, asusta a sus víctimas y engaña a la policía.

Sin embargo, quisiera puntualizar en que en esta primera saga, todos los asesinatos son de mujeres, lo que le hace diferente de las siguientes secuelas.

En este film nos encontramos a tres mujeres muy distintas:

Aunque Casey sólo sale en la pantalla unos veinte minutos, nos podemos dar cuenta de cómo es esta chica en realidad: cuando el asesino le llama las primeras veces, se lo toma como si fuera una broma y no es hasta que éste le dice algo macabro que se pone alerta. Pero Casey es terriblemente ingenua: el asesino le va sacando información sin que ella se de cuenta, como es por ejemplo, el nombre de su película favorita o el nombre de su novio… Aunque tiene diecisiete años, podría decirse que todavía es una niña: en lugar de llamar a la policía directamente, ella esperó demasiado y cuando quiso llamar, ya era demasiado tarde y no había vuelta atrás.

Por otro lado está Sydney Prescott, la verdadera protagonista de esta historia: es la más valiente, la que no se deja engañar. Ella también recibe esas llamadas, pero a diferencia de Casey, Sydney sí se lo toma en serio. Sydney es una chica que sigue atormentada por el asesinato de su madre. Esto es lo que a Sydney le ha hecho crecer y madurar, por ello cuando contesta el teléfono y escucha esa tenebrosa voz, en lugar de seguir el juego, intenta escapar y hacer todo lo posible por mantenerse a salvo.

Tatum es la última de las mujeres de las que quería hablar: ella es la mejor amiga de Sydney, pero son dos polos opuestos. Mientras que a Sydney le gusta vivir en paz y tranquila, Tatum es toda rebeldía. Su hermano es el ayudante del Sheriff por lo tanto está enterada de todo lo que va sucediendo, pero no se alarma, si no que continua su vida como si nada sucediese. En una escena de la película se está celebrando una fiesta. En realidad no es momento de asistir a celebraciones ya que con todos los asesinatos, las fiestas no tienen lugar, pero Tatum se empeña en organizar una a sabiendas de que eso puede acarrear problemas. Efectivamente, el problema surge cuando alguien es asesinado.

Quisiera decir que Scream es una película que a parte de ser “sangrienta”, contiene una de las mejores moralejas que se pueden aprender del cine: nunca te fíes de nadie.
Wes Craven (director de las Pesadilla en Elm Street), nos enseña que las apariencias siempre engañan. Por ello, en la película de Scream, hay una frase que quisiera compartir con vosotros. Dice así:
NO CONTESTES EL TELÉFONO
NO ABRAS LA PUERTA
NO INTENTES ESCONDERTE

Para concluir, quisiera decir que Scream es una película que deberíamos ver una vez en la vida. Aunque sea de terror, Scream me ha enseñado a ser más cuidadosa con lo que se dice a los extraños ya sea cara a cara o por teléfono.

¡Os animo a todos a verla!

Aquí os dejo el trailer:

Lucía

Advertisements

Una mujer de armas tomar


Cuando se trata de cine de acción, da igual si lo protagonizan hombres o mujeres. Solo importa si el personaje es capaz de defenderse físicamente de cualquier ataque y de dar ciertas lecciones al respecto.

Kill Bill, una historia de venganzas japonesas, comic, western y mucha sangre, es decir, muy al estilo Tarantino, nos cuenta la historia de una mujer con sed de venganza. Debido a que era un film demasiado largo, esta cuarta película de Quentin Tarantino tuvo que ser dividida en dos partes: Volumen 1 (estrenada en octubre de 2003) y Volumen 2 (en febrero de 2004).

Bill crea un grupo de élite llamado Comando Letal Asesino Víbora. Todos sus componentes, los ‘vipers’, llevan el nombre de una serpiente venenosa y el más letal es la Mamba Negra (Uma Thurman), también conocida en el film como La Novia o Beatrix Kiddo.

La venganza de La Novia

La Mamba Negra abandona el Comando para casarse, dedicarse a su familia y poder vivir una vida tranquila, pero sus ex-compañeros tratan de aniquilarla en el mismo ensayo de la boda estando ella embarazada, y la dan por muerta. Tras estar cuatro años en coma, La Novia se despierta con ganas de venganza, y comienza su misión: ir aniquilando de forma violenta y sanguinaria a cada uno de aquellos que le amargaron la vida y que mataron a los suyos.

Podemos decir que Uma Thurman es un todo en esta película. Ella  es la protagonista dominante, por encima del protagonista masculino, Bill, que aparece bastante poco en ambas entregas. Ella llena la pantalla con su belleza, sensualidad, dinamismo, movimiento…Toda la película se basa en ella y en su historia.

Ojo por ojo, diente por diente

El tema del film es por encima de todo la venganza, la cual Tarantino representa de manera espectacular con este mundo paralelo a la realidad, donde una asesina se venga de sus antiguos colegas. El film comienza con la frase ‘La venganza es un plato que se sirve mejor frío’, dejándonos muy claro de qué va a tratar el film.

La protagonista busca justicia sin piedad a mano propia, lo que va desencadenando sucesos sangrientos y admirables desde el punto de vista artístico: es una combinación de cine de samuráis, de danzas karatecas, mafia y secuencias de animación japonesa.

Parece que se trata de una venganza masculina. La lucha, los ataques, la sangre, la violencia…es algo que en el cine y en la vida real puede hallarse más cercano al mundo masculino. Tarantino nos muestra lo especial del film: mujeres sensuales, violentas, atractivas, poderosas, asesinas, que luchan a muerte por defender su vida.

El personaje protagonista no por esto es menos femenino. Su pasado nos muestra la feminidad del propio personaje: esas escenas en blanco y negro que constituyen los recuerdos de la protagonista, su embarazo, sus ensayos para la boda…Se ve que ella quería una nueva vida y, como la privaron de ello, los espectadores vemos su lado oscuro y perverso, sin piedad ni justicia.

Locas, guapas y violentas

En su mayoría, los personajes de este film son femeninos, temibles, violentos, luchadores…Las mujeres representan a las míticas guapas y atractivas asesinas que dan sentido al film. Las tres que formaban parte del Comando de Bill son representadas por Lucy Liu, Daryl Hannah y Vivica A. Fox. Estos personajes son muy importantes pues son los eslabones que forman la misión de La Novia para llegar a su destino final: Bill.

Tarantino sabe cómo poner en escena personajes femeninos fuertes. Representan mujeres sexis pero que acaban con todo lo que se les pone por delante. Muchos críticos han relacionado estos papeles como poco profundos y superficiales, pues tampoco las llegamos a conocer según avanza la película.

No obstante se trata de Tarantino. La fuerza de Kill Bill está en las imágenes, el vestuario, las coreografías, la banda sonora y la preciosa fotografía. Tampoco todos los papeles de las mujeres han de ser profundos y complicados de entender. Estos también son difíciles papeles interpretativos y no menos valiosos por tener menos diálogo. ¿Quién mejor que Uma Thurman para representar a La Novia vengativa luchando con el traje de cuero amarillo contra el numeroso ejército de O-Ren en Japón? ¿O quién mejor que Lucy Liu para representar a la cruel asesina de nacionalidad china-japonesa-americana? Por no hablar de Daryl Hannah, cuya escena vestida de enfermera con el parche en el ojo y silbando está escrita exclusivamente para ella.

La musa de Tarantino

Desde que Uma Thurman hiciera el papel de la hermosa Mia Wallace en Pulp Fiction su imagen estaría muy unida a la del director Quentin Tarantino. Si bien ella tiene una carrera cinematográfica más allá de su relación con este director, sus papeles más impresionantes, espectaculares y que han quedado en la memoria son lo que ha hecho con Tarantino. Mia Wallace y La Novia son personajes que forman parte de los grandes éxitos del director y de la actriz, que fue nominada a Mejor Actriz de Reparto por Pulp Fiction.

Se la ha llamado en numerosas ocasiones su musa, pues ha contado con ella para importantes personajes femeninos que llenan la pantalla gracias a su belleza, ingenio y por ser una gran profesional de la interpretación.

Ambos artistas han logrado saltarse la simple relación actor-director. Uma Thurman colaboró en el guión de Kill Bill aportando ideas novedosas y motivadoras para el director, hasta el punto en el que el nombre de la actriz apareció como guionista, además de como actriz principal, en los créditos del final. Incluso el rodaje tuvo que esperar pues Uma Thurman estaba embarazada y Tarantino no quería prescindir de ella para la película.

Uma ha afirmado en varias ocasiones que no se parecen en nada, pero que esa es la razón por la que trabajan tan bien juntos. Se les puede colocar como director y musa, o como gran dúo cinematográfico que sabemos que pasará a la historia.

¡En La Mujer del Fotograma nos encanta ver cómo los malos reciben lo que se merecen! Dejo el tráiler de la película para aquel que no haya visto uno de los grandes éxitos de Tarantino y Uma Thurman:

Silvia

LA NARANJA MECÁNICA o La Inseguridad del Machito


La Naranja Mecánica (A Clockwork Orange) de Stanley Kubrick, fue una película que marcó una época. Su extrema violencia y sus escenas obsesivamente gráficas hicieron de ella un clásico perturbado y único. La película describe el disfrute obsesivo de su protagonista con la violencia y el odio, y la tortura de su propia victimización.

La lectura más común de la película es la que apoya que el film pretende poner en evidencia que la violencia genera más violencia. Las víctimas de una violencia macabra y extrema se convierten en sus marionetas: se transforman en seres igual de sádicos que sus agresores.

Mi lectura no se centra tanto en la consecuencia de la violencia sino en su causa. La causa de esa violencia es dónde el carácter femenino del film se vislumbra. La película empieza con un primer plano de Alex DeLarge, el protagonista y narrador, fijando una mirada enfermiza en la cámara. Está bebiendo un vaso de leche  en un extraño y blanco bar, dónde las mesas son maniquíes de mujeres desnudas con pelucas de colores apoyadas en manos y pies y con el vientre y pecho hacia arriba. Curiosamente, tanto en esa primera escena como a lo largo de la película Alex, quién tanto disfruta con la violación y la ultra-violencia, resulta femenino. Siempre viste de blanco y tiene las pestañas del ojo derecho pintadas y alargadas. Tiene el pelo cortado en melena y su voz es extrañamente aguda. Alex oculta una faceta femenina.

En mi opinión, la causa de su satisfacción por la ultra-violencia y vejación es su propia inseguridad sexual y social. Alex ve a la mujer como un objeto puramente sexual y una herramienta de desahogo. De ahí su desembocada ira hacia las mujeres a las que viola y tortura. Parece sentirse atrapado en una permanente niñez dónde la figura de la madre está patente: la leche que beben en el bar sale del pecho de uno de los maniquíes que está de pie y visten (tanto Alex como su pandilla de secuaces) con una especie de pañal externo que define y exagera su miembro masculino.

Esa exageración de su sexo demuestra su homosexualidad de forma inconsciente y se suma a otros detalles que apoyan su inseguridad sexual: en los cuadros de su casa ha dibujado falos que sobresalen de la ropa de personajes de la antigüedad greco-romana y además tiene por mascota a una serpiente (diferentes mitologías y el campo de la psicología de los sueños consideran a la serpiente como símbolo del miembro masculino, especialmente cuando éste supone angustia o miedo para el que sueña).

Se siente además oprimido por otros personajes homosexuales, como por ejemplo su oficial de libertad condicional, quién abusa ligeramente de su poder para intimidarle e insinuársele en su casa; y otros reclusos en la cárcel, a quienes odia y teme.

Todo el desarrollo del personaje, con su faceta antagonista y su odio propio, que exterioriza a través de la ultra-violencia le sirven para reafirmar su virilidad: destroza a mujeres y a otros hombres que considera inferiores, debido a su feminidad innata que rechaza, para sentirse más hombre.

Os dejo el tráiler, estéticamente representativo de la película:

Maria

%d bloggers like this: