Archive

Posts Tagged ‘mujeres’

LOS HOMBRES QUE NO AMABAN A LAS MUJERES o Lisbeth Salander, la chica del tatuaje de dragón


Este artículo contiene spoilers que desvelan la trama y comentan el final. Los que no hayáis visto las películas y queráis descubrir el final en vivo y en directo, vedlas antes de leer este artículo.

Millenium: Los Hombres que No Amaban a las Mujeres (Män som hatar kvinnor) es una trilogía de Stieg Larsson que ha dado la vuelta al mundo y el salto a dos grandes pantallas, a la sueca y a la americana.

Las tres novelas de la saga Millenium narran la historia de Mikael Blomkvist, un famoso y polémico periodista que se ve envuelto en una investigación policiaca amateur, y de su peculiar ayudante, Lisbeth Salander, una hacker profesional considerada un peligro para sí misma y para otros, y por lo tanto completamente dependiente del Estado, legalmente al menos.

Las adaptaciones cinematográficas de la saga han convertido a la primera entrega de la trilogía en todo un culto mediático y han acentuado aún más el protagonismo absoluto de unos de los personajes más originales y auténticos que ha dado el cine (y la literatura) en años.

Habiendo leído la saga y visto tanto la adaptación sueca como la americana, es interesante hacer una comparación y destacar qué versión ha sido capaz de retratar mejor a Lisbeth Salander.

Las películas contaban con una dura tarea, la de dar vida a un personaje tan complejo y oscuro como el de Lisbeth. En la caracterización del personaje recaía el éxito del film sin duda alguna. La importancia del personaje, que aunque no lidera la trama es clarísimamente el protagonista, se pone de manifiesto en los carteles de ambas películas, separadas por dos años, en los que Lisbeth ocupa un primer y prominente plano.

(Póster de la versión sueca de 2009)                        (Póster de la versión americana de 2011)

La versión sueca de Los Hombres Que No Amaban a las Mujeres (Män som hatar kvinnor) presenta a una Lisbeth Salander profundamente intimidante. Refleja una personalidad oscura, peligrosa, terriblemente fría e incluso perversa. Algo en su aspecto, o en la interpretación de la actriz Noomi Rapace, desproveen a Lisbeth de la inmensa inteligencia con la que cuenta el personaje. También cuenta con mayor belleza que su contraparte americana. Sus facciones, aunque severas y enfadadas, son agradables y el exceso de maquillaje oscuro y de piercings no acaban de conseguir distraer al espectador de la belleza subyacente de la actriz. Es esa belleza la que también aleja la índole andrógina del personaje de Lisbeth, llevándola a un terreno declaradamente femenino. La Lisbeth sueca es más agresiva y asertiva que la americana y parece reaccionar de forma más personal a las agresiones externas: le afecta más el input ajeno de lo que cabe esperar de la Lisbeth de las novelas.

La combinación de belleza, aunque disimulada por sus elecciones estilísticas, con un temperamento más intempestivo hacen del personaje una mujer más accesible, más “del montón” – dentro de que estamos hablando de una joven adulta con problemas sociales – y sobre todo, menos etérea. Curiosamente, aunque su rostro es marcadamente femenino y hermoso, su cuerpo es muy masculino; de brazos fuertes y pectorales en lugar de pecho.

Una faceta de Lisbeth que aparece en la versión sueca y que, sin embargo no aparece en la americana, es la de hija pródiga. Lisbeth decide en un momento dado ir a visitar a su madre, que está interna en una institución mental. Parece vulnerable frente a su madre, como si por primera y única vez se sintiera fuera de lugar en su propia piel. Con sus piercings, tatuajes, pelo teñido de negro artificial, sin hijos, ni marido, parece el cuadro de un payaso triste de Leguen. En este momento, y al final del film, cuando va a buscar a Mikael, quizá para declararle su amor, es cuando Lisbeth se siente fuera del sistema.

En la adaptación americana (The Girl with the Dragon Tattoo) describen a Lisbeth antes de que podamos verla como una chica que les gusta, en la que confían, pero “distinta en todos los sentidos”. Cuando por fin se la ve, se adueña de la pantallas y es, posiblemente, exactamente lo que se espera de la versión en carne y hueso de Lisbeth Salander: de extrema delgadez y palidez, pequeña en estatura, luciendo un negro y encarado mohawk, con las cejas teñidas de un rubio tan platino que resulta blanco como su piel, y totalmente invadida de piercings y tatuajes. Su jefe dice que es la mejor investigadora que hay.

Desde el principio es muy directa y cortante, pero parece en todo momento abstraída de la conversación: no le interesa más de lo estrictamente necesario. Es muy clara en cuanto a lo involucrada que está en el caso: no le pagan para dar su opinión, simplemente para dar información. Respeta las reglas tanto para proteger al investigado como a sí misma y para demostrar a la sociedad que le rodea que es capaz de ceñirse a las reglas, aunque su trabajo sea romperlas.

En su relación con otros es discreta, cauta, inteligente, pero resulta punzante si se le provoca. Lo único que requiere de su contacto con otras personas es que sea rápido e indoloro. Sin preguntas, sin divagaciones. Siente total indiferencia hacia la etiqueta y las convenciones sociales: simplemente no piensa acatarlas.

Sin embargo, al igual que la Lisbeth sueca, siente compasión. No por su madre en esta versión, sino por su tutor legal. Siente grandísima tristeza cuando éste sufre un ictus y queda incapacitado. Su situación se ve agravada además porque a la tristeza de perder a su único amigo en el mundo, a la única persona que entendía que no es una incapacitada social, sino que elige un estilo de vida diferente, se suma la asignación de un nuevo tutor legal. Su nuevo tutor se aprovecha de ella, abusando de su poder para conseguir favores sexuales a cambio de dejarle limitadísimas libertades financieras con su propio dinero. La trata como a una enferma mental y abusa de su poder sobre ella para violarla de la forma más degradante e inhumana posible.

Aún habiendo sufrido semejante degradación física y mental, Lisbeth tiene la cabeza fría y le tiende una trampa, sacrificándose y teniendo que someterse al peor sufrimiento de su vida. Paga al tutor con su misma medicina, introduciéndole un objeto en el recto. Le dicta despacio sus condiciones y le amenaza con matarle si vuelve a acercarse a una sola chica. Además, y a modo de “cherry on top” le tatúa en su enorme tripa una frase para que cualquiera que le vea el torso desnudo sepa lo asqueroso y enfermo que está: “Soy un cerdo sádico y violador”. Durante su venganza lleva aún más maquillaje de lo habitual: lleva los ojos pintados como si llevara una máscara de justiciera. Se asegura de volver hasta él, de visitarle, para asustarle y mantenerle siempre a raya; y lo consigue.

Después de la venganza se dirige a una discoteca donde se enrolla con una chica. La bisexualidad de Lisbeth parece más un resultado de una necesidad imperiosa de ser querida, respetada y tratada con humanidad que de una orientación sexual hacia mujeres per sé. Es evidente que Lisbeth no es lesbiana, puesto que se enamora de Mikael, pero necesita sentirse segura y querida en la intimidad. Lisbeth adopta una bisexualidad de supervivencia emocional.

Cuando Mikael le ofrece la posibilidad de colaborar con él en la investigación de Harriet, acepta el trabajo por dos motivos: porque conoce a Mikael en profundidad y se fía de él, y porque el trabajo consiste en encontrar a un asesino de mujeres.

Además de hacker es investigadora de campo, es decir, que trabaja online y offline, y no deja rastro ni en un campo ni en el otro. Además, por frágil que parezca debajo de su ingente cantidad de maquillaje negro, pelea hasta el final, por ejemplo en el metro para evitar que unos macarras le roben la mochila con su ordenador. Lisbeth es, en muchos aspectos, una especie de antihéroe: una heroína muy a su pesar. Es excelente en su trabajo y va descubriendo la historia de cada mujer asesinada como si se trataran de piezas de un puzle.

Acaba acostándose con Mikael después de que a éste le disparen porque le ve casi como a un niño que se ha hecho daño: por primera vez ella es la fuerte, la que puede darle seguridad y cariño a un hombre que la necesita y que resulta totalmente inofensivo.

Gracias a su investigación, Lisbeth averigua que Martin es el asesino de mujeres y debe salvar a Mikael de sus garras. La lucha entre Lisbeth y Martin empieza con un golpe que le asesta Lisbeth en la nuca para liberar a Mikael y prosigue con una persecución a oda velocidad por la tortuosa y nublada carretera de la costa sueca. Ella le persigue y consigue acorralarle. Antes de que Lisbeth pueda ejecutar a Martin, su coche explota y él muere en la explosión.

Como en el caso de la venganza a su violador, Lisbeth vuelve a encontrarse en una situación de inferioridad física, pero en enfrenta al asesino sin miedo y con gran odio. Durante ambas situaciones Lisbeth se convierte en David y se enfrenta con los Goliaths que se le van poniendo delante, saliendo victoriosa siempre gracias a su persistencia y a su valor.

Sin peligro, y con la investigación de Harriet resuelta, lo que queda para Lisbeth es una profunda conexión con Mikael. Le considera su único amigo, e incluso llega a pedirle dinero, situación que le horripila ya que le crea dependencia, pero sabe que puede fiarse de Mikael y le asegura que él puede fiarse de ella y que recuperara el dinero.

Lisbeth llega a enamorarse de Mikael y le personaliza un regalo muy especial, pero cuando va a entregárselo le ve con su amante, la co-editora de la revista Millenium. Deja caer una lágrima, arroja la chaqueta al suelo, se monta en su moto y huye de la escena. De nuevo, el film hace referencia a su faceta de heroína, en esta escena caracterizándola como a una protagonista western, como a una llanera solitaria alejándose en su caballo metálico hacia nuevos retos.

Lisbeth comparte trama con dos mujeres más, que aunque no se acercan lo más mínimo ni en complejidad ni en interés a Lisbeth, resultan a lo mejor más reales, e igualmente necesarias para el desarrollo de la historia.

Una de ellas es Erika Berger, co-editora de la revista Millenium y amante de Mikael. Es una mujer atractiva y con éxito, libre y espontánea. Está casada pero en una especie de “matrimonio libre” ya que su marido es plenamente consciente de que Mikael es amante de su mujer, y lo acepta como algo perfectamente normal. Es inteligente, y encaja en el personaje de “ejecutiva agresiva” aunque con un gran corazón y con una tendencia protectora hacia Mikael. Lisbeth siente que es la amante “legítima” de Mikael, y que, por lo tanto, no puede competir con ella.

La segunda es Harriet que, aunque aparece en ambos films muy brevemente al final, es el motor de la trama y la razón para que los personajes interactúen. Henrik Vanger, el responsable de contratar a Mikael para que investigue la desparición, la describe como “la mejor combinación posible en una persona: curiosa, inteligente y bella por dentro y por fuera”. Pero Harriet es mucho más que eso, es el prototipo de mujer que Lisbeth desea proteger y salvar. La violaba primero su padre y después su hermano, pero no se resignó a ser una víctima, así que mató a su padre y huyó a Australia (en la novela y en la versión sueca, en la versión americana cambian ligeramente el destino de Harriet).

Además de los tremendos personajes femeninos, muy especialmente el de Lisbeth, es importante recalcar que toda la historia gira en torno a mujeres que se han visto violadas de alguna forma por los hombres de su entorno, y sus acciones para no solamente sobrevivir, sino castigarlos y, como si se trataran de un fénix, resurgir de sus cenizas más fuertes que nunca.

Mi valoración personal de las películas, cuál es mejor, se inclina por la americana, por su pristina caracterización de Lisbeth. Sin embargo, la sueca es más fiel con el personaje de Harriet y por lo tanto con la resolución de la trama. Recomendaría la versión americana para los que no conozcan el personaje de Lisbeth, y para los que han leído la novela, recomendaría ver ambas y que decidan por sí mismos qué versión hace más justicia a la novela (y que me lo cuenten!)

Maria

Advertisements

¿Quién quiere ser Erin Brockovich? – Seminario de Cine y Antropología


La Universidad San Pablo CEU de Madrid ha organizado un seminario sobre antropología y cine, en el que las profesoras Ana Lanuza y Larissa López Delgado hablan de las mujeres en el cine como una clave para comprender la historia.

En solo cuatro sesiones repartidas en un mes, las profesoras desmenuzan el desarrollo histórico y social de la mujer durante el siglo XX y el reflejo cinematográfico de los cambios que sufre el concepto mismo de feminidad, mujer y familia.

La Mujer del Fotograma ha podido disfrutar ya de las dos primeras sesiones, y recomienda mucho las siguientes. Os detallamos el programa y la ubicación de las charlas para que los que estéis interesados podáis ir a escucharlas ¡Están abiertas al público general y son gratuitas!

  • Sesión 1: ¿Por qué es importante estudiar a la mujer? Contextualización histórica. 18 abril 2012. Ana Lanuza.


  • Sesión 2: Cine Clásico Americano: Principales Iconos Femeninos. 18 abril 2012. Ana Lanuza.

     

  • Sesión 3: El Cine de los 70, 80 y 90. Mujer y Revolución Sexual. 25 abril 2012. Larissa López Delgado.

     

  • Sesión 4: Modelos Femeninos en el Cine Actual ¿Responden a la Realidad? 9 mayo 2012. Ana Lanuza.

Las charlas se imparten a las 12h30 en el Salón de Actos del Colegio Mayor San Pablo, en la calle Isaac Peral, 58 (el metro más cercano es Metropolitano).

¡Esperamos veros a muchos por allí!

Maria

Kinepolis – Ladies & the Movies 2012


Como otros años, Kinépolis Madrid vuelve a organizar su evento único: ¡cine solo para chicas! Ladies & the Movies 2012 es un evento que nos encanta, ya que reúne a mujeres alrededor de un preestreno pensado especialmente para ellas, y acompaña el encuentro con un cóctel, sorpresas y regalos.

Es una noche en la que la mítica alfombra roja se torna rosa, y en la que podemos disfrutar de una noche de chicas al más puro estilo de Hollywood. El evento es el jueves 19 de abril en el cine Kinépolis de Madrid. Empieza a las 21h00 y la proyección de la película a las 22h00. Puedes comprar las entradas aquí.

La Mujer del Fotograma estará seguro, ¡esperamos verte por allí!

Maria

Todo Sobre Mi Madre


A Bette Davis, Gena Rowlands, Romy Schneider… A todas las actrices que han hecho de actrices, a todas las mujeres que actúan, a los hombres que actúan y se convierten en mujeres, a todas las personas que quieren ser madres. A mi madre.

Todo sobre mi madre es un film escrito y dirigido por Pedro Almodóvar en 1999. Trata de Manuela (Cecilia Roth), una enfermera que adora y vive para su hijo. Todo cambia en su vida cuando este fallece atropellado por un coche el mismo día de su cumpleaños al salir de la obra de teatro Un tranvía llamado deseo. Manuela decide volver a Barcelona en busca del padre de su hijo.

En Barcelona se encuentra con su antigua amiga argentina Agrado (Antonia San Juan), un travesti que se gana la vida como prostituta. También llega a conocer a la Hermana Rosa (Penélope Cruz), un chica joven que se dedica a ayudar a los demás. Manuela acaba entablando amistad también con la actriz de Un tranvía llamado deseo, Huma Rojo (Marisa Paredes) y comienza a trabajar para ella.

Como vemos, son todo mujeres en el film. Como ya he escrito antes en Volver, las mujeres en el cine de Almodóvar no pasan por las fases objeto-sujeto. Almodóvar usa a la mujer directamente como sujeto, dándole una vitalidad, fortaleza e importancia que no se ve en todas las películas protagonizadas por mujeres. La mujer llena la película, y se convierte en la protagonista por excelencia.

Las mujeres en esta película son seres fuertes, emotivos y llenos de belleza. Almodóvar dota de fuerza a sus personajes, como el valor y ánimo que da a Manuela para seguir viviendo tras la pérdida de su hijo. O la fuerza que da a Rosa para intentar recuperarse de su enfermedad.

Manuela se puede definir como una mujer amable, en la que las demás se apoyan gracias a su fortaleza. Bella, llena la pantalla con su astucia y valentía. Generosa, luchadora, valiente.

Huma representa el vacío: la fama, el éxito y la soledad. La fama solo le hace sentirse más sola y no le proporciona nada: el éxito no tiene ni olor ni sabor y, cuando te acostumbras, es como si no existiera.

Agrado representa el humor, la ternura, la amigabilidad, el pacifismo… Es una mujer espontánea, hace reír al resto aunque no estén en su mejor momento.

Rosa representa la juventud, la ingenuidad, la ternura. También la bondad, la dulzura, la generosidad. Se queda viviendo con Manuela cuando se da cuenta de que está embarazada.

Es una película llena de emociones, sentimientos, amistad, amor… y, por supuesto, es un film lleno de los temas Almodóvar: transexuales, enfermedades, homosexualidad, prostitutas…

Almodóvar estaba muy unido a su madre. Siempre ha dado mucha importancia a las madres en sus películas y todas ellas tienen algo en común: están volcadas en sus hijos y cuidan de ellos constantemente. Esto no solo lo vemos en Todo sobre mi madre, donde, al principio del film, podemos ver a Manuela con su hijo Esteban y apreciamos como cuida de él y como le respeta. También lo podemos ver en otros de sus films como ¿Qué he hecho yo para merecer esto? o Volver.

Este film, uno con los que Almodóvar ha encontrado más éxito y premios internacionalmente, no solo nos habla de mujeres, si no que nos refleja la feminidad desde distintos puntos de vista, desde mujeres con distintas educaciones, sueños, pasiones y deseos, dando lugar a un film que bajo ningún concepto te puedes perder.

Dejo el tráiler para tentarte a verla, merece la pena:

Silvia

Cima: una iniciativa para nosotras


Cima: Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales es una gran iniciativa que promueve y da prestigio a mujeres profesionales que se dedican al cine y a los medios audiovisuales.

Cima busca igualar a la mujer y fomentar su presencia en el medio audiovisual. Aseguran que ‘Así contribu[yen] a crear una sociedad más igualitaria y diversa’. Cima nace para cambiar la situación actual que existe en España en la que los hombres
son los que más triunfan en el campo audiovisual.

En Cima afirman que en nuestro país las películas producidas por mujeres constituyen menos del 8%, y en lo referido a mujeres que participan en guión y producción no se alcanza el 20%. El gran objetivo es cambiar esta realidad.

Cima está formado por mujeres que apoyan esta iniciativa y que se dedican al cine y a los medios audiovisuales. Está constituida por más de 200 mujeres profesionales como directoras de cine, guionistas, documentalistas, montadoras, productoras… Entre ellas están Inés París (la presidenta), Chus Gutiérrez, Patricia Ferreira… y cuentan con la participación de Icíar Bollaín, una de las grandes directoras españolas.

Entre sus muchos objetivos destacamos tres:
– Promover a la mujer en todos los campos relacionados con lo audiovisual.
– Distinguir a la mujer en la profesión.
– Preservar la igualdad de oportunidades en el acceso a los medios audiovisuales y relacionados con el cine.

En La Mujer del Fotograma apoyamos esta iniciativa formada por mujeres y dirigida a mujeres, que quiere conseguir que la mujer tenga voz y presencia en la dirección, producción y creación de la industria del cine y de los medios audiovisuales.

– En su web Cima Mujeres Cineastas podrás disfrutar de: artículos escritos por ellas en el blog Punto de vista, donde escriben sobre películas que han visto o de sus experiencias en los medios audiovisuales y podrás informarte de sus proyectos y realizaciones.
– Si les quieres visitar, la asociación se encuentra en la calle Augusto Figueroa 17, esquina con la calle Hortaleza, en Madrid. Aquí puedes ver un mapa.
– Si te quieres unir, les puedes mandar un email: cima@cimamujerescineastas.es

Silvia

The St. John’s International Women’s Film Festival (WFF)


¡Qué bueno este proyecto! Se trata de un festival promocionado en Saint John (Canadá) para apoyar y promocionar a mujeres cineastas a través de festivales y eventos.

St. John’s International Women’s Film Festival (Festival de Cine Internacional de Mujeres en St John’s) fue creado en 1989. Este proyecto tiene muchos objetivos con el fin de hacernos más fácil a las mujeres el incorporarnos cada vez más a esta industria:

–     Facilitar la interacción entre las mujeres cineastas y realizadoras con sus audiencias y con las mujeres.
–    Apoyar y alentar a las mujeres que participan en la producción cinematográfica.
–     Aumentar la exposición de nuevas obras producidas por mujeres.
–     Proporcionar oportunidades de desarrollo profesional.

El festival se suele realizar en octubre, dura cinco días y en él se exponen y promocionan películas escritas, dirigidas y/o producidas por mujeres. Se intenta ejecutar de manera eficiente y agradable y, a la vez, crear un cine animado, íntimo, romántico o de cualquier género.

Reciben alrededor de 400 propuestas al año de las cuales eligen 90. ¡Esta es una buenísima oportunidad para informar a la futura generación de mujeres cineastas y así motivarnos a participar! Además también promocionan campamentos de verano de cine para los estudiantes y así animarnos en esta experiencia única.

¡Este proyecto es genial! Desde La Mujer del Fotograma apoyamos este tipo de proyectos que nos brindan tantas oportunidades a las mujeres para hacer cine y participar de manera directa y efectiva.

-¿Por qué no les envías un email y te informas? info@womensfilmfestival.com
-Si no para más información metete en la web: Women’s Film Festival
-O infórmate vía Facebook: The St. John’s International Women’s Film Festival

Silvia

Volver… tres mujeres, un secreto


Volver de Pedro Almodóvar, es una película de generaciones. Se organiza a través de tres personajes femeninos que representan las distintas generaciones de mujeres: abuelas-madres-hijas.

Este film de Almodóvar lo protagoniza Penélope Cruz, que interpreta el papel de Raimunda, una mujer atractiva y joven, casada con un obrero en paro y madre de una hija adolescente (Yohana Cobo). Los demás personajes femeninos que acompañan a Raimunda son su hermana Sole (Lola Dueñas), asustadiza y melindrosa, que se gana la vida como peluquera; la tía Paula (Chus Lampreave), ya entrada en años, que se va convirtiendo en un personaje aislado de la realidad por la soledad que la rodea en su casa de la Mancha; e Irene (Carmen Maura) personaje fantástico, madre de Raimunda y Sole, cuya aceptada pero, a la vez, dudosa muerte es uno de los dramas principales de esta película.

Como vemos el reparto es, menos alguna excepción, femenino.  Por lo tanto, la película gira en torno al mundo de la mujer. Estas mujeres que están atrapadas en relaciones convencionales, donde la figura masculina sobrepasa los límites del poder, sobreviven a través del rechazo a la realidad, que es posible gracias a su imaginación. No obstante, la continua relación que las envuelve entre realidad y fantasía, provoca desequilibrios mentales y nervios en estos personajes.

Todas estas situaciones son muy típicas en la mujer actual. Muchas veces, cuando las mujeres tienen problemas, prefieren evadirse de las situaciones que están viviendo y centrarse en otras cosas que no se relacionen con la realidad. Así se nos hace sencillo relacionarnos con estos personajes. Además, al ser una película de generaciones, es muy fácil que las espectadoras femeninas nos identifiquemos con alguna de las protagonistas: una niña que tiene madre y abuela se puede identificar con la hija de Raimunda, una abuela se puede identificar con Irene, una madre cuya hija es la ‘niña de sus ojos’ y cuya vida daría por ella, podría identificarse con Raimunda…

No obstante, después de ver a Penélope Cruz en películas internacionales, se hace raro verla interpretando a una mujer de barrio. Pero a lo largo que avanza la historia se hace fácil ponerse en su piel. El amor indefinido que siente una madre hacia su hija queda muy palpable en el film, y esto puede hacer que nos acerquemos más a Raimunda y entendamos mejor la historia. Es un film que sobre todo nos demuestra el amor familiar; la familia que es tan importante para la mujer, el amor, el perdón…El mismo Pedro Almodóvar dijo:

Volver es una película sobre la familia, y hecha en familia’.

Almodóvar nos muestra, en una sociedad semi-rural/urbana, a sus entrañables personajes femeninos que adquieren altura y reconocimiento  según avanza el film. Raimunda y Sole pasan sus días entre Alcanfor de los Infantes, un pueblecito en el que se criaron, y Madrid. Entonces podemos percibir dos tipos de ambiente: el rural y el urbano, que además, diferencian dos tipos de mujeres: la señora de pueblo que se pasa el día cotilleando y metiéndose en asuntos privados (las vecinas del pueblo); y la trabajadora, fuerte y valiente mujer de ciudad (Raimunda).

No hay que olvidar que las seis actrices principales, incluyendo a la protagonista, recibieron en conjunto el Premio a Mejor Actriz en el  Festival de Cannes en 2006.

La mujer en el cine de ALMODÓVAR no ha pasado por las fases objeto-sujeto por las que han pasado las actrices cuando se han puesto bajo la dirección de otros directores. Almodóvar usa a la mujer exclusivamente como sujeto, como protagonista de sus películas (Mujeres al borde de un ataque de nervios, Todo sobre mi madre). La mujer llena toda la película, tanto en el sentido visual como interpretativo, convirtiéndose en la protagonista absoluta, sin depender de ninguna manera del personaje masculino.

Así pues, Almodóvar nos sorprende con una película feminista, en la que, como en muchas otras de sus producciones cinematográficas, los temas del amor, la infidelidad, el acoso sexual, el incesto y la muerte se relacionan en una trama misteriosa e intrigante.

El tráiler aquí debajo:

Silvia

%d bloggers like this: