Archive

Posts Tagged ‘meryl streep’

Una mujer de hierro


Meryl Streep, una de las grandes actrices de la historia. Nominada diecisiete veces a los premios Óscar, ganando en el premio a Mejor Actriz en 1982 por La Decisión de Sophie, y el premio a Mejor Actriz de Reparto en 1979 por Kramer vs Kramer.

También ha estado nominada veintiséis veces a los Globos de Oro, obteniendo dicho premio ocho veces por sus roles como Mejor Actriz de Drama, de Comedia o Musical, Miniserie o Telefilme, y como Actriz de Reparto. También cuenta con dos premios BAFTA a Mejor Actriz, dos premios Emmy, también a Mejor Actriz, y múltiples premios de festivales internacionales de cine.

Como demuestra su larga y premiada carrera, Meryl es una de las mejores actrices de la historia.

La artista nació en New Jersey, EEUU, en 1949. Hija de una artista y de un ejecutivo, la joven Meryl supo desde niña a qué se quería dedicar. A los ocho años comenzó con pequeñas funciones de teatro e inmediatamente supo que quería trabajar como actriz. Empezó a estudiar en la Universidad de Yale, y allí se dedicó a los estudios de arte dramático, música y ópera. Así fue como llegó a las pantallas esta actriz, cuyos dotes dramáticos han impresionado por todo el mundo.

Década de los 70

Comenzó trabajando en una serie televisiva llamada Holocausto. Ahí comenzó a ser reconocida y fue premiada con el Emmy a Mejor Actriz. En 1976 aparece en Julia y en el 78 fue nominada a Mejor Actriz de Reparto por su aparición en El Cazador. Pero su mayor logro llegó con Kramer vs Kramer (1979), ganando el Óscar a Mejor Actriz de Reparto.

Década de los 80

Consiguió un papel protagonista por La mujer del teniente francés y ganó un Óscar a Mejor Actriz por La decisión de Sophie, en la que interpreta a una mujer polaca que sobrevivió al Holocausto. A partir de 1984 fue nominada cuatro veces más a los premios Óscar por diferentes películas, una de ellas Memorias de África, film por el que la mayoría de sus seguidores la conoce. Su trabajo siempre ha sido exquisito en todos sus films y Memorias de África es un trabajo en el que consigue llegar al espectador gracias a su belleza, sencillez y ternura. Es un film que, si te gusta el trabajo de la actriz, bajo ningún concepto te puedes perder.

Década de los 90 en adelante

Sigue apareciendo en gran cantidad de films: La muerte os sienta tan bien, La habitación de Marvin

Fue con la nominación al Óscar por Adaptation con la que llegó a su decimotercera nominación a los premios, convirtiéndose así en la mujer más nominada de la historia. Pero las nominaciones no acabaron ahí, pues en los años siguientes se sumaron El diablo viste de Prada, La duda y Julie & Julia. Contando por ahora con diecisiete nominaciones.

Es increíble la cantidad de veces que ha sido nominada, y no es para menos. Esta actriz lo merece todo, pues es una artista de las buenas de verdad. Ha conseguido, además, compaginar su ocupada vida como actriz con un matrimonio feliz y cuatro hijos. Es todo un ejemplo a seguir de la mujer contemporánea, que equilibra el éxito profesional y el personal con suma elegancia.

Capacidad para interpretar diferentes roles

Gran cantidad de actores han opinado en alguna rueda de prensa o entrevista que uno de los papeles más complicados de interpretar es el drama. Ella ha aparecido en gran cantidad de películas dramáticas, sobre todo al comienzo de su carrera, interpretando mujeres traumatizadas por experiencias del holocausto, como en La decisión de Sophie o dramas románticos como en Memorias de África.

Pero Meryl no rechaza otros tipos de personajes. Da vida a una jefa malísima en El diablo viste de Prada, a una lesbiana fuerte y triste en Las Horas, a una madre organizando una boda para su hija y con problemas amorosos en Mamma Mia, a una gran chef en Julie & Julia, a una monja en La Duda y a una mujer madura divorciada pero atractiva en No es tan fácil. Nos ha hecho reír muchas veces, como nos ha hecho llorar otras cuantas.

Yo siempre he considerado que un buen actor es aquél que puede interpretar diferentes personalidades sin ningún problema. Aquellos actores que han podido hacer de malos y de buenos, sin ser reconocidos por trabajar siempre en el mismo género de película. Es el caso de Meryl, que ha podido aparecer en comedia, drama e incluso musical. Por eso a mí me parece una de las grandes actrices de la historia y, por lo tanto, de las más adoradas.

‘Disfruto interpretando mujeres difíciles’

Y es que a Meryl le gusta interpretar a mujeres complicadas, así afirmó ella días atrás en el Festival Internacional de Cine de Berlín. Así se ha visto a lo largo de su carrera, en la que ha interpretado a madres, locas o, como en el caso de su última película, a la Primera Ministra del Reino Unido, Margaret Thatcher (The Iron Lady) por la que ha conseguido su decimoséptima nominación al Óscar este año.

Compitió en la gala 84 de los Óscar del pasado febrero con otras cuatro buenas actrices: Viola Davis (The Help), Glenn Close (Albert Nobbs), Rooney Mara (The Girl with the Dragon Tattoo) y Michelle Williams (My Week With Marilyn). Finalmente les arrebató el premio por su brillante y sobrecogedora interpretación de la Primera Ministra de Reino Unido, Margaret Thatcher.

Una gran actriz, admirada y adorada por muchos de nosotros. A sus sesenta y dos años sigue estupenda y profesional, y esperamos poder verla en muchas más películas y así disfrutar del esplendor y brillo que desprende en la pantalla.

-Silvia-

Las Horas… la infelicidad de tres mujeres


Las Horas (The Hours) es un film del 2002 dirigido por Stephen Daldry y una adaptación a la novela de Michel Cunningham Las Horas que fue ganadora del Premio Pulitzer en 1999. El fim nos cuenta el triste y oscuro viaje en la vida de tres mujeres de épocas diferentes cuyo vínculo entre sí es la obra de Virginia Woolf Mrs Dalloway.

Pasado y presente, vida y muerte, ficción y realidad, se entrecruzan en una película que aborda el complicado mundo femenino y que nos cuenta la historia de tres mujeres: Virginia Woolf en la época de los años 20; Laura Brown, un ama de casa de los años 50 y Clarissa Vaughan, una neoyorquina de la actualidad que organiza una fiesta a su querido amigo poeta que está enfermo de sida.

Mrs Dalloway

Mrs Dalloway trata de una señora de la alta burguesía londinense que prepara una fiesta. Durante unas horas se sumerge en memorias de su pasado, de lo que pudo ser y no fue, de ilusiones perdidas, de emociones…

La relación entre los tres personajes se debe a ese libro: en 1923 Virginia Woolf (interpretada por una Nicole Kidman irreconocible) lo escribe mientras intenta sobrellevar día a día su enfermedad y su aburrida vida con los que la rodean y con ella misma en las afueras de Londres. En 1951, en Los Angeles, Laura Brown (Julianne Moore) se refugia de su triste vida leyendo el libro y, la tercera, Clarisa Vaughan (Meryl Streep) da una fiesta dejándose llevar por muchas emociones de su pasado, como la protagonista de la novela de Woolf.

Todas estas vidas se relacionan entre sí por el libro, pero tienen una relación y un vínculo mucho mayor: la incapacidad de sentirse felices.

Infelicidad y hastío

Virginia Woolf tenía un trastorno bipolar. En el film podemos ver que hay momentos en los que se encuentra mejor y momentos en los que no le encuentra ningún sentido a su vida. Su marido la cuidaba e intentaba que se encontrara constantemente bien pero ella no consiguió vivir con su enfermedad y acabó suicidándose en un lago. La infelicidad y la amargura la representan en el film.

Laura Brown es una mujer que lo tiene todo: un marido que la quiere, un hijo que la adora, una casa de un buen barrio de Los Angeles. Esta felicidad estereotipada no la convence y la asfixia en su día a día. Por más que lo intenta no consigue ser feliz.

Por otro lado tenemos a Clarisa Vaughan. Ella representa a la mujer actual del film: una neoyorquina con clase que a la vez interpreta a una moderna Mrs Dalloway. Va a organizar una fiesta para su amigo que fue novio suyo en la adolescencia, al cual ella dedica sus cuidados diarios. Al igual que Laura y Virginia, Clarisa siente que su vida está a punto de caer al vacío.

 

Tiempo

El film, como he dicho antes, se desarrolla en tres épocas diferentes y toda la trama está contada en el discurso de un día en las vidas de estas tres mujeres. Un solo día en sus vidas nos lo dice todo sobre ellas: el motivo de su infelicidad, su personalidad, su pasado…

Aunque haya un gran espacio de tiempo entre ellas, tienen dos aspectos en común: su sentimiento de infelicidad y su bisexualidad u homosexualidad. Este último punto las une, pero para cada una supone algo diferente. Virginia tuvo relaciones con mujeres, pero adoraba a su marido asique puede que fuera una forma de salir de su vida diaria; para Laura puede que fuera motivo de su infelicidad, pues ella no quería una vida como la que tenía, con marido e hijos; y para Clarisa supone la felicidad, pues mantiene una relación de varios años con su novia Sally.

Actrices

Nicole Kidman, Meryl Streep y Julianne Moore son las tres protagonistas del film. Demuestran su gran talento al interpretar a estas complicadas mujeres llenas de tristeza y cuyas vidas carecen de significado.

De los nueve Óscar a los que estaba nominada la cinta, fue Nicole Kidman la que consiguió uno a Mejor Actriz. Ella también ganó el Globo de Oro y un Premio Bafta. Merecido fue el premio compartido que les dieron a las tres maravillosas actrices en el Festival de Cine Internacional de Berlín.

Gracias a este film nos mostraron su gran profesionalidad y su capacidad para interpretar papeles duros. Las tres aportan su gran profundidad interpretativa, emotiva, dura y melancólica a esta historia que nos habla del sentido de la vida y de tres mujeres que son incapaces de ser felices.

El tiempo, gran protagonista de las novelas de Virginia Woolf y ahora de la película Las Horas, nos habla de lo dura que puede llegar a ser la vida para tres mujeres de distintas épocas pero idénticas entre sí.

No te pierdas este gran film interpretado por tres actrices de las grandes.

Dejo el tráiler para quién le pueda interesar:

Silvia

Un diablo muy a la moda


El Diablo viste de Prada es un film ambientado en el sorprendente, emocionante y pavoroso mundo de la moda; atractivo y, en muchos casos, escalofriante para muchas jóvenes que quieren trabajar en él. La película es una adaptación de la novela The Devil wears Prada, de la escritora estadounidense Lauren Weisberger.

La novela y la película narran la inquietante experiencia vivida por Andrea Sachs (Anne Hathaway), una joven periodista que encuentra un trabajo como asistente de Miranda Priestly (Meryl Streep), la editora jefe de la revista Runway. Andy solo desea este trabajo porque le puede brindar muchas oportunidades para el futuro, como trabajar en el New Yorker, que es su sueño. Sin embargo, no se da cuenta de que el mundo de la moda que la rodea en su trabajo la va absorbiendo poco a poco.

Desgraciadamente lo que nos cuenta la novela y la película es real, pues Andy representa a la escritora del libro Lauren Weisberger y Miranda representa a la real, temida y odiada por el mundo editorial Anna Wintour, directora del Vogue estadounidense. David Frankel pone esta historia en escena, de una manera muy real, divertida y emotiva, para que así nos adentremos en un ambiente que muchas de nosotras ignoramos.

Diseños, moda, producciones, maquillaje, belleza… Un sueño para muchas chicas que darían su vida por formar parte de una plantilla de publicaciones en la revista Runway. Andy  entra en una competición constante entre ella misma y ese mundo, el cual le va absorbiendo según que avanza la película, hasta el punto en que ella también forma parte de él.

Se puede decir que en esta película se juntó a la novata Anne Hathaway con la veterana Meryl Streep, que bordan el papel, pues en el film representan: una a la mujer con total experiencia y la otra a la mujer que la adquiere con el tiempo. Crean así la perfecta mezcla de un enfrentamiento entre jefe y asistente. Este conflicto lo representan ambas actrices haciéndonos ver claramente el choque de dos vidas y personalidades completamente distintas: la fría, temerosa, exigente y amante de la moda, Miranda; y la dejada, ingeniosa, trabajadora y adorable Andy.

‘Es cierto, no encajo aquí…’
Este mundo es una selva, una competición donde gana la más fuerte, la más fashion, la más sexy. Andy no es de esta manera en un principio, no le da importancia a su aspecto físico ni a su look. Hay una frase de Andy que llama la atención a Miranda en la entrevista: ‘oiga, es cierto, no encajo aquí: no soy ni flaca, ni tengo glamour y no sé mucho de moda pero soy lista, aprendo deprisa…’. Así es como Andy empieza a trabajar en Runway, adentrándose en este mundillo tan ajetreado y estresante donde lo que se busca es satisfacer y agradar a la jefa.

Lo peor llega cuando Andy empieza a introducirse demasiado en su trabajo y empieza a descuidar su vida privada, a su novio, a sus amigos…Sus constantes intentos por complacer al ‘demonio’ le hacen cambiar su estilo, su forma de vestir e, incluso, su forma de ser, rebajándose a la visión materialista que puedan tener Miranda u otros de sus compañeros hacia ella. Sin embargo, esta es la constante trama de la película la cual tiene un toque positivo y motivador pues nos enseña que chicas ‘normales’ como Andy pueden también formar parte de un trabajo donde se ve que es importante ser glamuroso, chic, fashion y saber vestir de una manera elegante. Así es muy fácil que nos identifiquemos con Andy que, gracias a su destreza, fuerza de voluntad e ingenio consigue que Miranda se fije en ella más allá de lo físico.

Es una mirada bastante crítica al mundo de la moda. Coloca a la moda en un lugar en el que es muy difícil acceder para trabajar, un sitio en el que solo algunas chicas (por no decir pocas) lo consiguen. De manera irónica nos muestra que en ese lugar lo único que importa es que seas guapa, uses una talla 36, vistas a la moda… Gracias a Andy vemos que en realidad esto no es cierto pues ella consigue incluirse y adaptarse a este trabajo gracias a su inteligencia y forma de ser, que hace que Miranda se fije en ella e incluso se sincere con ella con el tiempo.

‘Veo muchas cosas de mí en ti’
Evolución, cambio, resentimiento, culpa…Andy no quiere esta vida, ve que la absorbe y que ha llegado a un punto tan avanzado que no puede dar marcha atrás. ‘Veo muchas cosas de mí en ti’, ‘todo el mundo quiere esto, todos querrían ser nosotras’. Estas son las palabras que hacen que Andy recapacite y que se dé cuenta de que lo que está haciendo no merece la pena.

Es una película con una gran fuerza interpretativa y con un gran mensaje que nos hace pensar a las espectadoras si realmente merece la pena sacrificarse por algo o por alguien a quién no aprecias. Andy es un personaje que nos sirve a muchas de nosotras como referencia y modelo a seguir, pues su personalidad nos comunica varios consejos: no nos dejemos influenciar por nada ni por nadie, no nos desvaloremos para quedar bien o para parecer más perfectas y, lo más importante de todo, que seamos nosotras mismas.

¡Recomiendo ver esta película! Dejo el tráiler para quien le pueda interesar:
http://www.youtube.com/watch?v=VVFcOtIbkCo
http://www.youtube.com/watch?v=zicgut4gpwU

Silvia

%d bloggers like this: