Archive

Posts Tagged ‘inseguridad’

¿El diario de la mujer desesperada?


Cuando se trata de los sentimientos de la mujer actual, de la relación de las mujeres con los hombres, del día a día de una soltera… ¿Qué mejor que nos cuente la propia protagonista la historia a través de su diario? Porque, en la vida real, no hay nada más personal e íntimo que un diario.

El Diario de Bridget Jones nació como una columna de la periodista Helen Fielding, dónde, con un humor un tanto ácido y femenino, describía lo que es el punto de vista de una treintañera solterona que todavía no ha conseguido dar con su lugar en el mundo. El éxito de esta columna condujo a una novela aún más exitosa: Bridget Jones’s Diary y con ello a dos films: El Diario de Bridget Jones (2001) y Bridget Jones: Sobreviviré (2004) dirigidas por Sharon Maguire. Todavía se habla de hacer un tercer film, pero aún no se sabe con certeza.

Bridget Jones

Es una treintañera solterona y llena de complejos, cuya vida sentimental es un completo desastre. Una mujer un tanto ridícula pero a la vez buena, resultona y divertida. Una mujer con ganas de cambiar y de encontrar su lugar en el mundo.

Es en la cena de fin de año que organiza su familia en la que se da cuenta de que su vida requiere un cambio y comienza a escribir un diario donde refleja toda la historia, sus sentimientos, complejos, las ilusiones (a veces, pura imaginación), miserias y alegrías.

Sus dos ambiciones son perder peso y encontrar el amor verdadero, además de dejar de fumar, beber y ‘no seguir estableciendo lazos afectivos con alcohólicos, adictos al trabajo, fóbicos al compromiso, mirones, megalómanos…’

Ella representa en un comienzo la debilidad y la falta de fuerza de voluntad, todo esto contado de una forma divertida y agradable. Parece que nos cuentan la historia de una amargada con incapacidades para mejorar y cambiar, pero esto no es así. Bridget consigue muchas de sus metas y esto hace que el film tenga una gran fuerza y mensaje: todas las mujeres podemos, en parte, conseguir lo que nos proponemos.

Es facilísimo que las mujeres de hoy en día se vean reflejadas en ella. ¿Cuántas mujeres hay solteras? ¿Cuántas veces hemos metido la pata al hablar? ¿Cuántas veces hemos quedado en ridículo? La película es como un chiste que se alarga donde la víctima de este chiste es ella misma, aunque con una historia bonita de por medio: el cambio de Bridget de comienzo a fin.

Triángulo amoroso

Aunque Bridget intente cambiar desde el primer momento de la historia, tiene sus propios defectos y debilidades. Ella busca un tipo de hombre bueno y que sea capaz de amarla y comprometerse, y con el primero con el que se relaciona es con su propio jefe, que es lo contrario a lo que ella busca. Este es Daniel Cleaver (Hugh Grant), devorador, cínico, típico hombre atractivo que a todas nos gusta. No obstante, esta el otro pretendiente que es completamente contrario: Mark Darcy (Colin Firth) el tímido enamorado que no se atreve a decirle a Bridget lo que siente por ella hasta muy cerca del final del film.

Es el típico triángulo amoroso que se da en muchas películas de comedia romántica y que nos mantiene alerta toda la película. Ambos la pretenden, los dos son atractivos y consiguen atraer a la protagonista de diferentes formas. Los dos son un punto fuerte en la película, pues ellos influyen en el carácter de Bridget y la hacen cambiar a lo largo del film.

Ella les atrae a su manera, pues puede que sea un tanto ridícula, pero a la vez este defecto la hace muy divertida y las espectadoras nos encariñamos con ella. Darcy llega a decirla: me gustas tal como eres. Esto demuestra que aunque sea una mujer un tanto especial, puede llegar a atraer y gustar gracias a sus defectos.

Mrs Jones

La madre de Bridget también tiene un papel importante en el film. Se puede decir que posiblemente fue ella la que dio a Bridget tanta inseguridad con respecto a los hombres, pues fue su propia madre la que dejó tirada al padre de Bridget por un vendedor de tele tienda.

Aun así Bridget consigue ir superando este contratiempo y dedicarse más a su vida personal, donde encontrar un hombre que la quiera es uno de los primeros requisitos de su lista.

Renée Zellweger

¡Menudo papel tuvo que interpretar la valiente Renée Zellweger! Representar a una rellenita, fumadora, con problemas con la bebida… no es tarea fácil.

No se creía que Zellweger fuera a encarnar tan estupendamente el papel. Sin embargo, lo hizo de manera perfecta, hasta el punto en el que la ves en otra película y te preguntas qué hace Bridget Jones encarnando otro papel.

Una de las tareas más difíciles de Renée para acometer su personaje fue la de engordar. La dieta que tuvo que llevar a cabo para adquirir este peso y algo de celulitis fue a base de mantequilla de cacahuete, bollos, pizzas, batidos…

Requirió un gran esfuerzo para la actriz y tuvo que trabajar muy duro. Ella es de procedencia americana y necesitó recibir clases para adquirir un perfecto acento británico. Esto nos muestra su profesionalidad.

La película fue un éxito y no por ello fue menos valorado el trabajo de la actriz que fue nominada al Óscar en 2001, también fue nominada a los Globos de Oro y a los premios Bafta. Por no mencionar, que el film estuvo nominado a los premios Goya a Mejor Película Extranjera.

Esta simpática y entretenida adaptación al best-seller de Helen Fielding tiene varios mensajes para las mujeres: todas podemos encontrar un lugar en nuestra vida, podemos lograr lo que nos proponemos y todas podemos encontrar el amor. Un gran taquillazo representado por una excelente actriz y dirigido a la mujer actual. ¿Se sentirá Bridget finalmente feliz? ¡Animaros chicas y ver la película! ¡Merece la pena!

Dejo el tráiler para tentaros:

Silvia

LA NARANJA MECÁNICA o La Inseguridad del Machito


La Naranja Mecánica (A Clockwork Orange) de Stanley Kubrick, fue una película que marcó una época. Su extrema violencia y sus escenas obsesivamente gráficas hicieron de ella un clásico perturbado y único. La película describe el disfrute obsesivo de su protagonista con la violencia y el odio, y la tortura de su propia victimización.

La lectura más común de la película es la que apoya que el film pretende poner en evidencia que la violencia genera más violencia. Las víctimas de una violencia macabra y extrema se convierten en sus marionetas: se transforman en seres igual de sádicos que sus agresores.

Mi lectura no se centra tanto en la consecuencia de la violencia sino en su causa. La causa de esa violencia es dónde el carácter femenino del film se vislumbra. La película empieza con un primer plano de Alex DeLarge, el protagonista y narrador, fijando una mirada enfermiza en la cámara. Está bebiendo un vaso de leche  en un extraño y blanco bar, dónde las mesas son maniquíes de mujeres desnudas con pelucas de colores apoyadas en manos y pies y con el vientre y pecho hacia arriba. Curiosamente, tanto en esa primera escena como a lo largo de la película Alex, quién tanto disfruta con la violación y la ultra-violencia, resulta femenino. Siempre viste de blanco y tiene las pestañas del ojo derecho pintadas y alargadas. Tiene el pelo cortado en melena y su voz es extrañamente aguda. Alex oculta una faceta femenina.

En mi opinión, la causa de su satisfacción por la ultra-violencia y vejación es su propia inseguridad sexual y social. Alex ve a la mujer como un objeto puramente sexual y una herramienta de desahogo. De ahí su desembocada ira hacia las mujeres a las que viola y tortura. Parece sentirse atrapado en una permanente niñez dónde la figura de la madre está patente: la leche que beben en el bar sale del pecho de uno de los maniquíes que está de pie y visten (tanto Alex como su pandilla de secuaces) con una especie de pañal externo que define y exagera su miembro masculino.

Esa exageración de su sexo demuestra su homosexualidad de forma inconsciente y se suma a otros detalles que apoyan su inseguridad sexual: en los cuadros de su casa ha dibujado falos que sobresalen de la ropa de personajes de la antigüedad greco-romana y además tiene por mascota a una serpiente (diferentes mitologías y el campo de la psicología de los sueños consideran a la serpiente como símbolo del miembro masculino, especialmente cuando éste supone angustia o miedo para el que sueña).

Se siente además oprimido por otros personajes homosexuales, como por ejemplo su oficial de libertad condicional, quién abusa ligeramente de su poder para intimidarle e insinuársele en su casa; y otros reclusos en la cárcel, a quienes odia y teme.

Todo el desarrollo del personaje, con su faceta antagonista y su odio propio, que exterioriza a través de la ultra-violencia le sirven para reafirmar su virilidad: destroza a mujeres y a otros hombres que considera inferiores, debido a su feminidad innata que rechaza, para sentirse más hombre.

Os dejo el tráiler, estéticamente representativo de la película:

Maria

%d bloggers like this: