Archive

Posts Tagged ‘cameron diaz’

¡Las chicas son guerreras!


Un amor no correspondido, celos, mentiras, comedia. Una historia a tres bandas en la que un hombre y una mujer son mejores amigos desde hace mucho tiempo. Sin embargo, el hombre conoce a otra mujer y se va a casar. Ahí es cuando la mejor amiga del hombre se da cuenta de que está enamorada de él y quiere recuperarle por encima de todo. Si a todo esto añadimos a Julia Roberts, Cameron Diaz y Dermot Mulroney, ya tenemos una historia divertida, entretenida y admirable.

No hay mejor ejemplo que La boda de mi mejor amigo para demostrar que las chicas son guerreras. Si el amor, los celos, un hombre y la amistad se cruzan en la vida de una mujer, esta puede luchar hasta conseguir lo que se propone.

La boda de mi mejor amigo (My best friend’s wedding) fue dirigida por P. J. Hogan y estrenada en 1997 y nos cuenta la divertida historia de dos mujeres enamoradas del mismo hombre. P. J. Hogan es capaz de dirigir esta historia a tres bandas, este triángulo amoroso, convirtiéndolo en una comedia romántica que se aleja de la típica cursilería logrando momentos de pura diversión que se enlazan con otros mucho más dramáticos.

Ellas

Julianne (Julia Roberts), o Jules para los amigos, es una profesional crítica de cocina. Conoció a Michael en la universidad y, durante un tiempo, mantuvieron una relación amorosa. Sin embargo, todo acabó en una buena amistad. Jules se entera de que Michael se va a casar y acude a su encuentro para, en apariencia, conocer a la novia y apoyar a su amigo. No obstante, lo que quiere en realidad es recuperarle y separar a los novios.

Jules representa a una mujer ambiciosa. Se da cuenta de que tuvo durante mucho tiempo a Michael en sus brazos y de que lo echó todo a perder. Ella representa a la malvada, perversa y a la vez sensual y atractiva mujer del film.

Kimberly es la veinteañera universitaria enamorada y prometida de Michael. Es una mujer joven, adorable, cariñosa, encantadora… Quiere dejar los estudios para poder pasar más tiempo con Michael y seguirle haya donde vaya. Kim representa la ingenuidad del film. Ella intenta ver lo mejor de cada persona y se fía de todos con facilidad. Es una mujer llena de bondad y diametralmente opuesta a Jules.

Aunque Kim sea ingenua y no se entere de que Jules quiere destrozar la boda, sabe perfectamente qué fue lo que pasó entre Michael y Jules, llegando a la conclusión de que ‘a Jules la tiene en un pedestal y a ella en sus brazos’. Kim piensa que Jules es la mujer perfecta que Michael adoraba pero con la que nunca consiguió igualarse. Por lo tanto, Kim cree que esa historia ya es agua pasada y que Jules no siente nada por Michael.

¿Maldad?

Jules dispone de cuatro días para destrozar la boda. Durante ese tiempo se comporta de una manera maliciosa, a veces con un toque divertido: cuando obliga a Kim a cantar en un bar de karaoke sabiendo que la pobre no tiene ni pizca de oído; y en otras ocasiones con un toque dramático e indigno: cuando hace que los novios se peleen por el trabajo de Michael.

No obstante, todas nos podemos identificar con Jules. Jules representa durante el film a un prototipo de mujer fría, seca, poco romántica. Sin embargo, nos damos cuenta de que Jules sí que está enamorada de Michael y que lo único que quiere es poder volver a tenerle en sus brazos. Todas nos podemos identificar con ella pues representa a esa mujer que se muere por recuperar al hombre que pudo tener pero que le han robado. Además es más fácil identificarse con ella debido a su situación y su forma de ser: es muy introvertida, no puede decirle a Michael que le ama y tiende a hacer cosas malas por recuperarle. Por eso es más fácil meterse en su piel pues es incapaz de decirle a Michael que le quiere, y por ello opta por intentar separar a los novios.

A lo largo del film vemos que Jules no es mala persona. Hace cosas que no debería hacer y se comporta mal, pero eso lo hace porque es una persona incapaz de abrirse a la gente y de compartir sus sentimientos ni siquiera con su mejor amigo.

Actrices

Aunque haya en el film dos mujeres bellas y profesionales que llenan la pantalla, hay que decir que Julia Roberts es la protagonista por excelencia. Bellísima, irresistible, fascinante, no intenta seducir tan solo a Michael en la pantalla, sino que seduce a todos los espectadores de una manera incontenible, absorbente y admirable. Le da el toque malvado y divertido al film.

Una comedia que nos hará reír, disfrutar e incluso llorar, y que nos mantendrá alerta durante todo su transcurso. Un film cuyo director nos muestra que la vida no es siempre de color rosa, como la pintan muy a menudo, y que los finales pueden llegar a ser felices aunque no ocurra lo más típico y aunque se rompan los tópicos.

¡Un film en el que podrás disfrutar además de una muy buena, animada y alegre banda sonora! ¿Qué harías si estuvieras enamorad de tu mejor amigo y él decidiera casarse… con otra? Dejo el tráiler para tentaros:

Silvia

La decisión de Anne


La decisión de Anne es una película dirigida por Nick Cassavetes en 2009. Para aquellos que vayan a verla es recomendable, ¡no!, necesario, un buen paquete de pañuelos; incluso si eres de los que nunca lloran con las películas, puedo asegurarte que ésta te hará asomar alguna lagrimilla.

Antes de comenzar, querría lanzar unas preguntas:

Si tuvieses o tienes un hijo, ¿hasta donde llegarías para salvarle la vida?,  ¿serías capaz incluso de tener otro hijo mediante la ingeniería genética si con esto lograras mantener a tu otro hijo enfermo con vida?

Éstas interrogaciones serán contestadas  en este inolvidable film en el que se plantea un tema actual, duro y necesario.

Anne (Abigail Breslin) nació con un propósito: ser compatible con su hermana, Kate, que sufre leucemia. Cuando Anne era pequeña, sus padres le llevaban al hospital para someterla a operaciones quirúrgicas con el objetivo de donar alguno de sus órganos a Kate hasta que Anne dice basta. Es una de las escenas que más me llamó la atención: estaba toda la familia reunida en la mesa, cuando su padre, como si de una conversación natural se tratara, le obligó a donarle un riñón a su hermana. Es aquí donde Anne se revela contra las atrocidades que le están haciendo, por lo que acude a un abogado (Alec Baldwin) para ser legalmente dueña de su cuerpo.

Pero no es necesario que aquí se cuente la película, ya que sería interesante que todos la vierais para poder observar cómo la ciencia ha ido evolucionando y cómo viven familias tocadas por la desgracia. En este artículo, únicamente quiero centrarme en las dos protagonistas: Cameron Díaz que interpreta el papel de la madre desesperada, y, por supuesto Abigail Berslin, la  verdadera protagonista de esta historia.

Sara (Diaz) es una madre desesperada por salvar a su hija mayor que sufre leucemia desde los cuatro años. Cuando se entera de la enfermedad que tiene su hija, el mundo se le viene encima. En lugar de darse por vencida, intenta buscar una solución: tener un hijo artificialmente. Aquí puede demostrarse, de una manera muy inusual, el amor de una madre a un hijo.

Su vida, igual que la del resto de su familia dio un giro de ciento ochenta grados al darse cuenta de que su hija no viviría mucho tiempo. Esto explica que al personaje de Díaz se le vea siempre decaído y depresivo. Por otro lado, Anne desea desesperadamente ser libre. Por esta razón va a los juzgados y aquí se ve un deseo de libertad de una niña que tan sólo tiene once años. Aun así, a lo largo de la película, Anne da a entender que la familia es lo más importante.

Pero antes de concluir quisiera hacer especial hincapié en la relación que mantienen madre e hija. Antes de que a Kate le diagnosticaran su enfermedad, Sarah y su hija, Anne, se entendían: eran la una para la otra. De hecho, su familia era una familia feliz, sin problemas importantes, pero al caer Kate enferma todo cambió. Su madre apenas se preocupaba por sus otros hijos y solo tenía ojos para Kate (puede parecer natural dado su grave enfermedad pero esto no justifica que una madre se vuelque únicamente en uno de sus hijos). En realidad los tres hijos la necesitaban (aunque por razones completamente distintas). Desde mi punto de vista, Anne fue a los juzgados en un intento de “llamar la atención”, aunque esa no era su intención consciente.

Podríamos decir que esta película no es, de cierta manera, ficción: es la realidad de cada día. Muchas familias que pasan por esto tienden a distanciarse, pero se dan cuenta de que soportando ellos solos el dolor no les conduce a ningún sitio y es en ese momento cuando se dan cuenta de que se necesitan. En este caso, Anne todavía es una niña, y como toda niña necesita del cariño de sus padres (especialmente de la madre). Por otro lado Sarah quiere mucho a Anne pero no sabe como demostrárselo. En lugar de escucharla y hablar con ella, se distancia y deja que su hija haga lo que le conviene (ir a un juzgado para reclamar la independencia), El distanciamiento entre ambas y la lucha por saber quienes son es una etapa muy significativa de la vida de la mujer, representada de forma muy emocional en esta película: el paso de la niñez a la adolescencia y lo que significa para una madre. Quisiera terminar afirmando que la familia tiene que estar por encima de todo, como la protagonista de esta historia acaba comprendiendo.

Aquí tenéis un adelanto:

Lucía

%d bloggers like this: