Archive

Posts Tagged ‘boda’

GUERRA DE NOVIAS o El Amor Verdadero


Aunque es cliché que las mujeres desde que son niñas se obsesionen con el día de su boda y con todos los maravillosos y mágicos preparativos, es una realidad para muchas chicas.

En este film, dos mujeres muy distintas, Liv Lerner (Kate Hudson) y Emma Allen (Anne Hathaway), son mejores amigas y a su vez totalmente diferentes. La película retrata dos personalidades profundamente femeninas y tremendamente actuales, y además demuestra la posibilidad de que las mujeres elijan personalidades extremas que finalmente las alejan de su naturalidad femenina.

Emma y Liv son mejores amigas desde niñas y es durante su niñez cuando comparten un momento determinante en sus vidas: sus madres (también amigas desde siempre) les llevaron al hotel The Plaza de Nueva York un soleado día de junio a tomar té. Es allí dónde presencian una preciosa boda y guardan una pequeña horquilla azul que se le cae a la novia del peinado. Ese día deciden que sus bodas serían también en junio y en The Plaza.

Lo que hace esta película interesante es el mensaje insinuado y las personalidades de Liv y Emma.

Liv es una businesswoman neoyorquina, la típica ejecutiva agresiva. Ella es la líder; es todo concentración y ambición. Es una multitasker nata, además de poderosa y con mucho éxito profesional y personal. Es guapa y se saca partido vistiendo la mejor ropa y llevando el pelo y el maquillaje siempre perfectos. Toda su imagen y su personalidad gritan: control.

Emma, al contrario que Liv, es la chica dulce, atenta y buena. Es profesora en un colegio y se deja pisotear por su colega, Deb. Está siempre pendiente de los demás y quiere que todo el mundo a su alrededor sea feliz.

Cada una, a su manera, es la mejor amiga que puede ser. Liv le hace regalos caros a Emma porque ella no puede permitírselos y además le escucha cuando ésta se queja de Deb y le impulsa a revelarse y a no dejarse pisotear. Emma, en cambio, siempre pone la felicidad de Liv antes que la suya y, como símbolo de lo que le importan los demás, no deja que Liv vea el anillo de compromiso que se han encontrado por casualidad en el armario porque cree que su novio tiene derecho a ver la cara que ella pondrá al ver el anillo por primera vez.

En mi opinión, todas las mujeres que vean la película – o lean este artículo – se identificarán con una o con la otra. Ambas representan mujeres actuales, mujeres a las que todas tendemos cuando tenemos que decir qué es importante para nosotras en la vida y a dónde queremos llegar en la vida personal y en la profesional; en definitva, cuando tenemos que definir quiénes somos.

La película usa esa identificación con un fin mayor que el de entretener con los típicos clichés femeninos: Liv representa a la mujer que siente que tiene que estar siempre un paso por delante de todo y de todos para ser valorada y para que todo salga bien. Emma siente que tiene que caer bien y ser siempre dulce y buena para que el mundo no deje de girar.  A través de la película, descubren que han de encontrar un equilibrio: Liv debe ser más humana y Emma tiene que pensar en sí misma, aunque solo sea de vez en cuando. Al fin y al cabo, se hacen más mujeres (y menos niñas). Una más femenina y la otra más masculina, pero finalmente mujeres modernas y completas. Por lo tanto, una de las lecciones de la película es que no hay que ser una mujer biónica, ni tampoco una muñeca dulce y sin espíritu: las mujeres tenemos que ser equilibradas y felices, con nuestras fortalezas y nuestras debilidades.

La otra lección que la película desprende es que, lo que realmente es importante para una niña cuando piensa en el día de su boda, no es tanto la ceremonia o el traje, si no encontrar esa persona que siempre estará a tu lado, pase lo que pase. Y lo más importante es que esa persona no tiene por qué ser tu marido o novio; a veces se crean vínculos que no pueden romperse, y puede que la persona que siempre estará a tu lado pase lo que pase, sea la que te conoce mejor que tú misma y que siempre ha estado a tu lado, pasara lo que pasara: tu mejor amiga.

Os dejo el tráiler para tentaros:

Maria

Advertisements

NATALIE PORTMAN o La Eclosión del Equilibrio


Natalie Portman… ¿por dónde empezar? ¿qué decir de una de las más grandes actrices de su época? Como no se me ocurre una forma mejor de empezar, pues empecemos por el principio.

Natalie Hershlag, conocida en todo el mundo por su nombre artístico Natalie Portman,  nació en Jerusalén, Israel, el 9 de junio de 1981. Es una actriz americano-israelí nacida de una madre americana (que actualmente es su agente) y de un padre israelí, médico especialista en fertilidad y ginecología. En sus ancestros ya había una mujer que destacó: su bisabuela, una mujer rumana, fue espía para la Inteligencia Británica durante la Segunda Guerra Mundial. Aunque sus raíces son de nacionalidades variadas, y cuenta con dos nacionalidades, Natalie Portman asegura que su corazón está en Jerusalén, y es allí dónde se siente en casa.

Natalie Portman puede demostrar que los que todavía tengan prejuicios y piensan que las actrices, o las mujeres guapas en general, son poco inteligentes, se equivocan. En 2003, Portman se graduó de Psicología en Harvard College. Además, habla inglés y hebreo y ha estudiado francés, japonés, alemán y árabe.

Su carrera artística empezó pronto: con solo cuatro años, Natalie empezó a tomar clases de ballet. Con diez años se le ofreció una oportunidad para ser una niña modelo, pero ella la rechazó: tenía muy claro que quería ser actriz. Finalmente en 1994, llegó su debut de la mano de Luc Besson en el film francés Léon. Fue entonces cuando cambió su apellido por el apellido de soltera de su abuela: Portman.

Ganó su primer Globo de Oro por su papel en la película Anywhere but Here, pero lo que realmente lanzó a Portman al estrellato fue su papel protagonista en Star Wars, como Padmé Amidala. Mantuvo una carrera variada ya que, además de superproducciones como la de la Guerra de las Galaxias, Natalie siguió haciendo teatro y apareciendo en películas independientes y de autor.

En 2006 co-protagonizó la película de culto V de Vendetta, de los hermanos Wachowski, papel que la hizo popular para una audiencia distinta. En 2008 dirigió por primera vez un corto llamado Eve sobre una joven que tiene que acompañar a su abuela a una cita romántica. Natalie Portman asegura estar fascinada por las generaciones pasadas y que para el corto se inspiró en su abuela.

Finalmente en 2011 ganó su primer Oscar por su estelar interpretación de una bailarina con tendencias esquizofrénicas y obsesivas en el film de Darren Aronofsky Cisne Negro. La actriz ahora mismo domina la cartelera con la película Sin Compromiso (No Strings Attached) y con el próximo estreno de Thor.

Por supuesto, además de ser artista, Natalie Portman apoya a una multitud de causas sociales, como la lucha por los derechos de los animales o la lucha contra la pobreza, y es abiertamente Demócrata.

Con treinta y dos películas a la espalda, finalmente, en verano de 2011 Natalie Portman incluirá una faceta más a su vida y será madre, además de esposa del coreógrafo de ballet Benjamin Millepied.

En La Mujer del Fotograma nos encanta esta mujer, íntegra, completa y polifacética. Siempre ha tenido sus principios claros y no ha dejado que el destino le dictará lo que hacer: ella ha hecho su propio camino al andar. Por eso escribo este artículo, para hacerle un pequeño homenaje a una gran actriz.

Maria

%d bloggers like this: