Archive

Posts Tagged ‘ballet’

NATALIE PORTMAN o La Eclosión del Equilibrio


Natalie Portman… ¿por dónde empezar? ¿qué decir de una de las más grandes actrices de su época? Como no se me ocurre una forma mejor de empezar, pues empecemos por el principio.

Natalie Hershlag, conocida en todo el mundo por su nombre artístico Natalie Portman,  nació en Jerusalén, Israel, el 9 de junio de 1981. Es una actriz americano-israelí nacida de una madre americana (que actualmente es su agente) y de un padre israelí, médico especialista en fertilidad y ginecología. En sus ancestros ya había una mujer que destacó: su bisabuela, una mujer rumana, fue espía para la Inteligencia Británica durante la Segunda Guerra Mundial. Aunque sus raíces son de nacionalidades variadas, y cuenta con dos nacionalidades, Natalie Portman asegura que su corazón está en Jerusalén, y es allí dónde se siente en casa.

Natalie Portman puede demostrar que los que todavía tengan prejuicios y piensan que las actrices, o las mujeres guapas en general, son poco inteligentes, se equivocan. En 2003, Portman se graduó de Psicología en Harvard College. Además, habla inglés y hebreo y ha estudiado francés, japonés, alemán y árabe.

Su carrera artística empezó pronto: con solo cuatro años, Natalie empezó a tomar clases de ballet. Con diez años se le ofreció una oportunidad para ser una niña modelo, pero ella la rechazó: tenía muy claro que quería ser actriz. Finalmente en 1994, llegó su debut de la mano de Luc Besson en el film francés Léon. Fue entonces cuando cambió su apellido por el apellido de soltera de su abuela: Portman.

Ganó su primer Globo de Oro por su papel en la película Anywhere but Here, pero lo que realmente lanzó a Portman al estrellato fue su papel protagonista en Star Wars, como Padmé Amidala. Mantuvo una carrera variada ya que, además de superproducciones como la de la Guerra de las Galaxias, Natalie siguió haciendo teatro y apareciendo en películas independientes y de autor.

En 2006 co-protagonizó la película de culto V de Vendetta, de los hermanos Wachowski, papel que la hizo popular para una audiencia distinta. En 2008 dirigió por primera vez un corto llamado Eve sobre una joven que tiene que acompañar a su abuela a una cita romántica. Natalie Portman asegura estar fascinada por las generaciones pasadas y que para el corto se inspiró en su abuela.

Finalmente en 2011 ganó su primer Oscar por su estelar interpretación de una bailarina con tendencias esquizofrénicas y obsesivas en el film de Darren Aronofsky Cisne Negro. La actriz ahora mismo domina la cartelera con la película Sin Compromiso (No Strings Attached) y con el próximo estreno de Thor.

Por supuesto, además de ser artista, Natalie Portman apoya a una multitud de causas sociales, como la lucha por los derechos de los animales o la lucha contra la pobreza, y es abiertamente Demócrata.

Con treinta y dos películas a la espalda, finalmente, en verano de 2011 Natalie Portman incluirá una faceta más a su vida y será madre, además de esposa del coreógrafo de ballet Benjamin Millepied.

En La Mujer del Fotograma nos encanta esta mujer, íntegra, completa y polifacética. Siempre ha tenido sus principios claros y no ha dejado que el destino le dictará lo que hacer: ella ha hecho su propio camino al andar. Por eso escribo este artículo, para hacerle un pequeño homenaje a una gran actriz.

Maria

Advertisements

La Mujer Cisne


Cisne Negro, la última película de Darren Aronofsky, narra la historia de Nina (Natalie Portman), una bailarina de ballet víctima de miedos, complejos, temores e inseguridades. Un thriller psicológico, en el que todos estos fantasmas mentales afectan al propio cuerpo de la bailarina. Paranoia, deseo, sexo, obsesión y, en definitiva, perfección crean una atmósfera asfixiante e inquietante que te atrapa y no te suelta hasta el final.

En el film, la mayoría de los personajes son mujeres. Esto no es obligatorio por tratarse de ballet, pues ha habido ya buenas películas sobre esta danza clásica vistas desde el punto de vista masculino, como Billy Elliot. El único personaje masculino importante es el director del ballet, que durante toda la película incita a Nina a cambiar.

Al ser la Reina Cisne en la representación del ballet El Lago de los cisnes, Nina tiene que representar dos personalidades en una: el cisne blanco y el cisne negro. Sin embargo, esta ‘doble personalidad’ la tiene que llevar a cabo a su vez en su vida personal, lo que implica una pérdida y búsqueda de identidad.

Todo este tema está muy relacionado con la mujer: la perfección, la obsesión por esta perfección, el cambio por intentar conseguir nuestro sueño, la importancia de la interpretación, ser dos mujeres a la vez: la inocente y la salvaje, la dulce y la sensual…Hasta tal punto que las espectadoras puedan identificarse con la protagonista.

Nina anhela una vida autónoma, aunque ella no lo sepa; emociones contenidas, negadas por una madre a su vez ex bailarina. La madre de Nina es una mujer excesivamente protectora que sigue viendo a su hija como su ‘dulce niña’ – cuando Nina ya es una persona adulta – y no la deja nada de intimidad, intentando alcanzar a través de ella lo que nunca pudo conseguir: el éxito. Nina es más talentosa que su madre, ella podría tener una vida a la que su madre renunció, pero en muchos aspectos, no es capaz de conseguirlo, paradójicamente, por no defraudarla. El eterno conflicto madre-hija y la lucha por mantenerse joven y bella son de nuevo temas intrínsecamente femeninos.

Zapatillas de baile, lápices labiales, mallas… son parte de un enfermizo, pero igualmente bello mundo, donde Aronofsky nos muestra, a través de Nina, algunas de las características, deseos e inquietudes femeninos, que a través de un interesante juego con el mundo de la danza, narra la vida de una joven, cuyo mayor enemigo es ella misma.

El tráiler y su estupenda música:

Silvia

%d bloggers like this: