Archive

Posts Tagged ‘amor’

El Buque de los Sueños


Una película que trata realidad y ficción, historia y amor. Una película que bajo ningún concepto te puedes perder. Una de las grandes de Hollywood y de James Cameron. Una magnífica obra de arte. Una preciosa banda sonora. Unos reconocidos y jóvenes actores. Una de las más bonitas historias de amor.

Titanic

Titanic, estrenada en 1997, dirigida y escrita por James Cameron es una de las grandes películas de la historia. Un film precioso en el que dos jóvenes de distintas clases sociales se enamoran en el buque de los sueños, el Titanic.

El Titanic fue un trasatlántico inglés de lujo, el más grande de aquella época y el primero de su género. El mismo barco que se había concebido para que ni un dios pudiera hundirlo. Llevaba a los viajeros hacia América desde Inglaterra. Se hundió en su viaje inaugural, en 1912 al chocar contra un iceberg que le causó la muerte a unas 1500 personas. Una de las grandes catástrofes de la historia que se recordará siempre.

Si tú saltas, yo salto

Aunque el film está enmarcado por un contexto histórico dramático y real, la esencia del film es una historia de amor. Cameron cuenta en su película una de las más bonitas historias de amor del cine, la de Rose Dewitt Bukater (Kate Winslet) y Jack Dawson (Leonardo Dicaprio), dos jóvenes cuyos caminos se cruzan en el barco.

Rose embarca en primera clase en el Titanic rumbo a América con su madre, Ruth Dewitt Bukater, y con su prometido, Caledon Hockley (Billy Zane). Jack consigue subirse con billetes de tercera clase para volver a su país gracias a una afortunada mano de póquer. A Rose le espera una gran boda, riqueza, comodidad para su madre y una profunda infelicidad. A Jack le espera lo que el destino decida, siempre haciendo que su día cuente. Rose, chica de diecisiete años de clase alta, dominada, perdida e infeliz. Jack, joven de clase baja, positivo, lleno de vida, feliz y capaz de transmitir alegría a aquellos que le rodean. Dos mundos opuestos pero irresistiblemente compatibles.

Se conocen abordo del buque y de un certero flechazo se enamoran. Viven en tan solo unos días una preciosa historia de amor de las que nos hacen sonreír, llorar, sentir y dejarnos llevar para entrar en la época, la historia y sumergirnos por completo en el film.

Él me salvó, en todos los sentidos en los que se puede salvar a una persona

Rose es una mujer excepcionalmente valiente, fuerte y madura. Sus cualidades están escondidas bajo esa belleza y elegancia que la hacen parecer solo una chica educada, callada y obediente, aunque en su más profundo ser está llena de una gran tristeza, ansiedad y hastío.

Al conocer a Jack, se cataliza y revela la evolución del personaje femenino protagonista del film y su verdadero carácter: una mujer apasionada, valiente, fuerte, que llena la pantalla. Capaz de ser feliz y alegre. Capaz de disfrutar y vivir la vida. Capaz de dejarlo todo por amor.

Con Cal, su prometido, tiene riqueza y comodidad: seguridad tanto para ella como para su madre. Con Jack tiene felicidad y amor. En un principio, al ser una mujer responsable y no querer dejar a su madre abandonada en la pobreza, decide quedarse con Cal. No pasa mucho tiempo hasta que cambia de opinión y decide vivir la vida junto a la persona de la que se ha enamorado.

Jack, el eterno soñador y vividor. Disfruta de la vida sabiendo que esta puede acabar en cualquier momento, a la carpe diem. Un gran personaje, lleno de fuerza, amabilidad y libertad, que influye en Rose para que ella sea feliz y salga del mundo en el que está atrapada. Un hombre que la salva en todos los aspectos en los que se puede salvar a alguien.

El personaje de Rose es distinto a otros de los que he tratado en antiguos artículos pues cambia y saca lo mejor de ella al conocer a Jack. Gracias a él, le da una nueva perspectiva a la vida y se da cuenta de que su existencia no tiene por qué estar llena de lujo y comodidad y vacía de sentido, sino completa a través del amor y la felicidad inmaterial.

Dos mujeres , dos épocas

Ruth, la madre de Rose es inteligente y dañina, observadora y perversa. Obsesionada por completo con su estatus social, quiere que su hija le dé la tranquilidad y la comodidad de la riqueza que supone su matrimonio con Cal. Al dejarle su marido sin nada al morir decide aprovecharse del último recurso que le queda, su joven hija.

Ruth pertenece a una época distinta en la que los matrimonios eran por conveniencia, nunca por amor. Sin embargo, Rose, que vive su adolescencia en los comienzos de siglo XX, tiene una mentalidad distinta, abierta, moderna: le gusta el arte, la pintura, la libertad, la vida del pensamiento que trasciende lo estrictamente material. El sufragio universal femenino abrió puertas para la mujer que se encontraban hasta entonces en territorio exclusivamente masculino. Aunque despacio, las mujeres de la época empezaban a explorar sus nuevas posibilidades. Las mujeres empezaban a fumar, beber, practicar deporte y luchar por sus derechos.

No obstante, Rose estaba limitada por la mentalidad cerrada y conservadora de su madre. Pero precisamente es un hombre, Jack, el que rompe las barreras que su madre le impone.

La obra maestra de 1997

La adaptación es impoluta. Los decorados son increíbles. El vestuario despampanante: trajes de época que causan sensación, elegancia pura, la moda de comienzos de siglo. James Cameron llevó esta historia a la gran pantalla de una forma espectacular. Los decorados y el vestuario, añadidos a la excepcional y emocionante banda sonora, la fotografía con un toque de distinción, los efectos especiales – innovadores para la época – y la profesional actuación de sus protagonistas hace que los espectadores nos adentremos en la historia, nos traslademos a 1912 y nos embarquemos en el Titanic.

La obra fue la gran triunfadora de los Óscar en 1997. Fue nominada a catorce Óscar de los cuales ganó once: Mejor Película, Mejor Director, Mejor Banda Sonora (de Celine Dion), Mejor Canción Original, Mejor Dirección de Arte, Fotografía, Diseño de Vestuario, Mejores Efectos Visuales, Mejor Montaje, Mejor Sonido y Mejor Edición de Sonido, convirtiéndose en la segunda película más nominada y galardonada de la historia, después de Ben-Hur y seguida por El Señor de los Anillos. Destaca la merecida nominación de la gran actriz Kate Winslet por su actuación única.

El director, James Cameron, la ha llevado de nuevo al cine este año, 2012, en el centenario de la tragedia, y esta vez en 3D; el film no ha tenido el mismo éxito que en 1997. Sin embargo, las más seguidoras y fanáticas del film (como yo) fuimos a verla y a disfrutarla en la gran pantalla como si fuera la primera vez (las más jóvenes incluso por primera vez en el cine).

Viaja un siglo atrás en el tiempo, sueña, disfruta, enamórate y déjate llevar; adéntrate en el buque de los sueños y vive la historia con los protagonistas. Un film único, histórico, la obra maestra de James Cameron y, sobre todo, una gran experiencia que nos hace disfrutar de una maravillosa trama que te hará emocionarte como nunca. Si eres de los pocos que no la ha visto, vela porque ¡merece la pena!

El tráiler del film en 3D:

Silvia

Advertisements

Recuérdame


Recuérdame (Remember me) es, desde mi punto de vista, una de las mejores películas de Robert Pattinson. Fue dirigida por Allen Coulter en 2010.

El rol  femenino está interpretado por Emilie de Ravin que da vida a Ally Craig, una chica que con tan solo once años presenció la muerte de su madre. A partir de ese momento pasó a ser la niña protegida de su padre: no la dejaba salir de casa sin su permiso y la vigilaba a todas horas. Así fue creciendo Ally, hasta que con veintiún años su vida vuelve a cambiar al conocer a Tyler Hawkins, un chico problemático el cual también ha pasado por una experiencia traumática en su vida: la muerte de su hermano Michael.

Ally es una chica que, a pesar de estar siempre vigilada por su padre, ha madurado muy rápido y ha sabido superar el trauma que le produjo la muerte de su madre. No obstante, Ally puede, en algunas ocasiones, parecer una niña: tiene la costumbre de comer el postre primero, le gustan los peluches y las ferias. Pero, a pesar de todo, Ally sabe cuidarse de sí misma.

Es estudiante en una universidad de Nueva York, y su clase preferida es Ciencias Políticas. De esto podemos averiguar que, aunque es una chica que ha sufrido mucho, tiene la cabeza “en su sitio” y expresa unas opiniones que le hacen parecer cada vez más madura.

La manera en la que Ally y Tyler se conocen es bastante peculiar. Él es obligado por su mejor amigo a hablar con ella, mientras que ella, solitaria leyendo un libro, no puede más que reírse de la forma de ser de Tyler. Al final ambos quedan una noche y poco a poco se van convirtiendo en almas gemelas.

Pero en realidad ambos no se conocen tanto como creen. Tyler agredió a un policía una noche en uno de los locales de moda de Nueva York, y fue arrestado por ello. El policía que lo arrestó resultó ser el padre de Ally. Poco a poco esos secretos se van descubriendo a lo largo de la película.

Para mí, Ally es un ejemplo de admiración y madurez. Es un personaje real, con una vida real, y con grandes expectativas de futuro. Al principio puede parecernos una persona cerrada en sí misma, incapaz de abrirse a los demás por miedo al rechazo o a la pérdida, pero gracias a la ayuda de Tyler, Ally aprende que hay que arriesgarse si quieres ser feliz.

El subtítulo de la película es Carpe Diem, vive el momento. No importa lo que te depare el futuro, hay que aprovechar los momentos de felicidad y olvidarnos de aquellos que nos duelen.

El final de este película no seré yo quien lo cuente. Es un final impactante y a la vez emocionante. Es una película que contiene muchos valores éticos que pueden servirnos en el día a día.

Recomiendo ver esta película, aunque no os gusten algunos de los protagonistas, merece la pena “correr el riesgo” y verla, para daros cuenta de que es una historia completamente actual y verídica.

Si os animáis y vais a verla tened muy en cuenta y prestad mucha atención a las fechas: os sorprenderán igual que me sorprendieron a mí.

Aquí os dejo el tráiler:

Lucía

A tres metros sobre el cielo


Tres metros sobre el cielo (Tre metri sopra il cielo) es una película italiana estrenada en 2004. Está dirigida por Luca Lucini e interpretada por Riccardo Scamarcio y Katy Louise Saunders.

Tres metros sobre el cielo está basada en el libro escrito por Federico Moccia, el cual lleva su mismo título. La película fue un tremendo éxito en Italia, tanto que los siguientes libros de Federico Moccia han sido, igualmente, llevados al cine.
Este film está dirigido especialmente a los jóvenes debido a su historia de amor-odio entre los protagonistas. Es una historia actual, juvenil y real donde tiene gran importancia el contexto romántico.

La protagonista de este film es Babi, una chica de diecisiete años que se esfuerza por sacar sus estudios y poder ir a la universidad. Muchas personas que han visto el film se han sentido identificadas con Babi ya que es una chica dulce, obediente y muy inteligente que piensa primero en su familia antes que en ella misma. Pero como todo adolescente, Babi se siente atrapada en su mundo, un mundo en el que todo gira en torno al estudio y al estar rodeado de buenas compañías, así que cuando su mejor amiga, Pallina, les presenta a unos amigos que prefieren la velocidad, la violencia, las motos y las bandas, Babi se da cuenta de que quiere cambiar y poder sentirse libre aunque eso signifique ir en contra de todo y de todos.

Poco a poco, Babi se da cuenta de que esas nuevas compañías no son buenas para ella, ya que sus notas no son tan buenas como lo eran antes, se escapa del colegio, discute mucho con su madre y su personalidad ha cambiado. Aquí uno puede sentirse completamente identificado con Babi, ya que nos damos cuenta de que desde que Babi sale con estos nuevos amigos ha perdido completamente el rumbo.

Babi es una chica que ha recibido una educación muy férrea: va a un colegio solo de chicas, donde llevan uniforme y sus profesores parecen, más bien, perros guardianes. En una ocasión, cuando Babi se escapa del colegio con Step, su nuevo amigo, es tan ingenua que piensa que nadie les ha visto, pero su profesora inmediatamente se da cuenta y la pone en evidencia delante de sus padres escribiéndoles una nota donde le explica que Babi puede ser expulsada. Poco a poco Babi va tomando conciencia de que su actitud es lamentable, y que está echando por la borda todo lo que había conseguido con tanto esfuerzo.

No quisiera seguir contándoos esta magnífica película que sin duda ha dejado huella en muchas personas. El personaje de Babi es sin duda un retrato de la juventud femenina del momento, una juventud que hará lo que sea para sentirse libres, poder volar “a tres metros sobre el cielo”.

Os recomiendo ver el film, y si no lo conseguís, ya que no ha salido en DVD, leer el libro. Es una película con una gran moraleja: hay que aprovechar los momentos que la vida nos ofrece, aunque cuando las cosas se vuelven “feas” hay que saber decir basta.

Como dato interesante, esta novela fue publicada por primera vez en 1992, en una edición mínima pagada por el propio autor y que se agotó en cuanto salió. Fue fotocopiada una y otra vez y circuló de mano en mano hasta que se re-editó en 2004 e inmediatamente después, la película fue estrenada.

Aquí os dejo el tráiler por si le queréis echar un vistazo:

Lucía

¿El diario de la mujer desesperada?


Cuando se trata de los sentimientos de la mujer actual, de la relación de las mujeres con los hombres, del día a día de una soltera… ¿Qué mejor que nos cuente la propia protagonista la historia a través de su diario? Porque, en la vida real, no hay nada más personal e íntimo que un diario.

El Diario de Bridget Jones nació como una columna de la periodista Helen Fielding, dónde, con un humor un tanto ácido y femenino, describía lo que es el punto de vista de una treintañera solterona que todavía no ha conseguido dar con su lugar en el mundo. El éxito de esta columna condujo a una novela aún más exitosa: Bridget Jones’s Diary y con ello a dos films: El Diario de Bridget Jones (2001) y Bridget Jones: Sobreviviré (2004) dirigidas por Sharon Maguire. Todavía se habla de hacer un tercer film, pero aún no se sabe con certeza.

Bridget Jones

Es una treintañera solterona y llena de complejos, cuya vida sentimental es un completo desastre. Una mujer un tanto ridícula pero a la vez buena, resultona y divertida. Una mujer con ganas de cambiar y de encontrar su lugar en el mundo.

Es en la cena de fin de año que organiza su familia en la que se da cuenta de que su vida requiere un cambio y comienza a escribir un diario donde refleja toda la historia, sus sentimientos, complejos, las ilusiones (a veces, pura imaginación), miserias y alegrías.

Sus dos ambiciones son perder peso y encontrar el amor verdadero, además de dejar de fumar, beber y ‘no seguir estableciendo lazos afectivos con alcohólicos, adictos al trabajo, fóbicos al compromiso, mirones, megalómanos…’

Ella representa en un comienzo la debilidad y la falta de fuerza de voluntad, todo esto contado de una forma divertida y agradable. Parece que nos cuentan la historia de una amargada con incapacidades para mejorar y cambiar, pero esto no es así. Bridget consigue muchas de sus metas y esto hace que el film tenga una gran fuerza y mensaje: todas las mujeres podemos, en parte, conseguir lo que nos proponemos.

Es facilísimo que las mujeres de hoy en día se vean reflejadas en ella. ¿Cuántas mujeres hay solteras? ¿Cuántas veces hemos metido la pata al hablar? ¿Cuántas veces hemos quedado en ridículo? La película es como un chiste que se alarga donde la víctima de este chiste es ella misma, aunque con una historia bonita de por medio: el cambio de Bridget de comienzo a fin.

Triángulo amoroso

Aunque Bridget intente cambiar desde el primer momento de la historia, tiene sus propios defectos y debilidades. Ella busca un tipo de hombre bueno y que sea capaz de amarla y comprometerse, y con el primero con el que se relaciona es con su propio jefe, que es lo contrario a lo que ella busca. Este es Daniel Cleaver (Hugh Grant), devorador, cínico, típico hombre atractivo que a todas nos gusta. No obstante, esta el otro pretendiente que es completamente contrario: Mark Darcy (Colin Firth) el tímido enamorado que no se atreve a decirle a Bridget lo que siente por ella hasta muy cerca del final del film.

Es el típico triángulo amoroso que se da en muchas películas de comedia romántica y que nos mantiene alerta toda la película. Ambos la pretenden, los dos son atractivos y consiguen atraer a la protagonista de diferentes formas. Los dos son un punto fuerte en la película, pues ellos influyen en el carácter de Bridget y la hacen cambiar a lo largo del film.

Ella les atrae a su manera, pues puede que sea un tanto ridícula, pero a la vez este defecto la hace muy divertida y las espectadoras nos encariñamos con ella. Darcy llega a decirla: me gustas tal como eres. Esto demuestra que aunque sea una mujer un tanto especial, puede llegar a atraer y gustar gracias a sus defectos.

Mrs Jones

La madre de Bridget también tiene un papel importante en el film. Se puede decir que posiblemente fue ella la que dio a Bridget tanta inseguridad con respecto a los hombres, pues fue su propia madre la que dejó tirada al padre de Bridget por un vendedor de tele tienda.

Aun así Bridget consigue ir superando este contratiempo y dedicarse más a su vida personal, donde encontrar un hombre que la quiera es uno de los primeros requisitos de su lista.

Renée Zellweger

¡Menudo papel tuvo que interpretar la valiente Renée Zellweger! Representar a una rellenita, fumadora, con problemas con la bebida… no es tarea fácil.

No se creía que Zellweger fuera a encarnar tan estupendamente el papel. Sin embargo, lo hizo de manera perfecta, hasta el punto en el que la ves en otra película y te preguntas qué hace Bridget Jones encarnando otro papel.

Una de las tareas más difíciles de Renée para acometer su personaje fue la de engordar. La dieta que tuvo que llevar a cabo para adquirir este peso y algo de celulitis fue a base de mantequilla de cacahuete, bollos, pizzas, batidos…

Requirió un gran esfuerzo para la actriz y tuvo que trabajar muy duro. Ella es de procedencia americana y necesitó recibir clases para adquirir un perfecto acento británico. Esto nos muestra su profesionalidad.

La película fue un éxito y no por ello fue menos valorado el trabajo de la actriz que fue nominada al Óscar en 2001, también fue nominada a los Globos de Oro y a los premios Bafta. Por no mencionar, que el film estuvo nominado a los premios Goya a Mejor Película Extranjera.

Esta simpática y entretenida adaptación al best-seller de Helen Fielding tiene varios mensajes para las mujeres: todas podemos encontrar un lugar en nuestra vida, podemos lograr lo que nos proponemos y todas podemos encontrar el amor. Un gran taquillazo representado por una excelente actriz y dirigido a la mujer actual. ¿Se sentirá Bridget finalmente feliz? ¡Animaros chicas y ver la película! ¡Merece la pena!

Dejo el tráiler para tentaros:

Silvia

La Mujer a la que el Viento Cambió


En su época, y después de muchas décadas, Lo que el viento se llevó, se consideró una de las mejores películas estadounidenses de la historia.

Esta película, dirigida por Victor Fleming, fue estrenada en 1939, año turbulento debido al inicio de la Segunda Guerra Mundial, aunque esto no perturbó su enorme éxito.

Para aquellos que todavía no la hayan visto, se la recomiendo. A parte de ser un clásico cinematográfico, es una película llena de fuerza, que cuenta con unos actores como Clark Gable, Vivien Leigh y Olivia de Havilland entre otros, que hacen que la película sea un film inolvidable.

Pero, como el título de este post dice, la mujer a la que el viento cambió no es otra que la protagonista de esta película Scarlet O’Hara, interpretada por Vivien Leigh, una mujer que a lo largo de la película se va convirtiendo en una persona distinta.

Podríamos decir que la vida de este personaje puede dividirse en dos etapas:

La primera etapa abarca la época de su juventud, cuando todo su mundo giraba en torno a la diversión, la despreocupación y los coqueteos. Es ajena a todo lo que sucede a su alrededor que no es otra cosa que el inicio de la Guerra de Secesión Americana. Su mayor preocupación, por lo tanto, era el destacar y el vivir acomodadamente, pero hasta que estalla la guerra no se da cuenta de que realmente necesita madurar y de que ya no es una niña.

Aquí empieza la segunda etapa a la que podríamos llamar su etapa de madurez. Una escena de la película que refleja muy bien esto último es en la que Scarlet vuelve a Tara, su hacienda, y descubre que su casa ha sido usada como refugio de los enemigos, por lo que se queda completamente destrozada. En lugar de sucumbir y abandonarla para refugiarse en otro lugar, se dedica en cuerpo y alma a reconstruir la casa que tanto significó para ella.

Pero esta madurez que Scarlet experimenta es, sobre todo, una madurez que tiene que ver con el amor, ya que  su vida estuvo marcada por dos hombres completamente opuestos.

Por un lado está Ashley Wilkens el amor platónico de Scarlet: por muchos esfuerzos que haga para llamar su atención, Ashley no estará interesado en ella. Esto la marcará profundamente, ya que prácticamente toda la película girará en torno a su supuesta relación amistad- amor.

Por otro lado, Rhett Butler (uno de los personajes más importantes de la película), pertenece a la selecta sociedad de Charleston, en Carolina del Sur, que vive su vida según le conviene. Cuando finalmente Scarlet se casa con él, su vida matrimonial se verá afectada por la sombra de Ashley y esto dará paso a uno de los finales menos frecuentes y más impactantes del cine.

Para concluir, tras una serie de conflictos entre los protagonistas, Scarlett se da cuenta demasiado tarde del amor que siente por Rhett. Y es aquí, en la última escena de la película donde Scarlet pronuncia la célebre frase “ya lo pensaré mañana”, reflejando su apatía y tristeza final.

Aquí os dejo un montaje de imágenes de la película acompañado de la banda sonora:

Lucía

%d bloggers like this: