Archive

Posts Tagged ‘amanda seyfried’

Compren palomitas


Compren palomitas. Saladas o dulces, no importa. Se las acabarán antes de que se den cuenta. Se lo aseguro. Esta es a la conclusión a la que he llegado después de ver esta película. Ahora les diré el porqué.

Sin Rastro, de título original Gone, es una película rodada en los Estados Unidos de la mano del director brasileño Heitor Dhalia y que saltó a la gran pantalla española en agosto de este año.

El reparto lo encabeza de forma casi omnisciente Amanda Seyfried, interpretando a Jillian Conway. También cabe destacar la participación de Emily Wickersham como Molly Conway, hermana de Jillian en la película; Wes Bentley, interpretando a Peter Hood; Joel David Moore como Nick Massey; Daniel Sunjata en el papel del sargento Powers y Jennifer Carpenter en el papel de la amiga íntima de Jillian, Sharon Ames.

La película se desarrolla en Estados Unidos, a las afueras de una gran ciudad y con un paisaje envidiable: bosques frondosos, campos verdes y un ambiente muy acogedor. Muy pronto nos metemos en la película gracias a la gran actuación de Amanda Seyfried, protagonista única del film. Jillian (Amanda Seyfried), vive con su hermana Molly desde hace unos meses ya que no se siente capaz de vivir sola después de haber sufrido un supuesto secuestro que la policía sospecha que solo ocurrió en su mente. Molly es estudiante y Jillian trabaja en un restaurante de la ciudad junto a la que parece ser su única amiga Sharon.

Tras un largo turno de noche, Jillian vuelve a casa y su hermana no está. Ha desaparecido, o eso cree ella enseguida. Empieza a buscar indicios por toda la casa, mira en todas las habitaciones y no encuentra nada ni a nadie. Lo único que encuentra es un pendiente en el suelo del salón. Acto seguido se dirige a la comisaria local para dar parte de la
desaparición. Allí se encuentran el sargento Powers (Daniel Sunjata), el policía recién llegado Peter Hood (Wes Bentley), y el comisario. Ni el comisario ni el sargento la creen, ella afirma que su hermana ha sido secuestrada por el mismo hombre que un año atrás la secuestro a ella. Ellos dos no se creen ni una palabra y piensan que Jillian está loca, ya que hace un año no se encontró ninguna pista o indicio de la presencia o existencia de aquel supuesto secuestrador.

Jillian no puede quedarse de brazos cruzados y emprende la búsqueda de su hermana por su cuenta. Es aquí donde la
película se vuelve más rápida, más intrigante. El papel de Jillian es formidable, en cada escena y cada diálogo podemos
entender y hasta sentir la desesperación y la impaciencia de una chica que fue secuestrada y que no quiere que su hermana pase por lo mismo. Una chica que luchará por encontrar a su hermana y a su secuestrador aunque esté completamente sola y no cuente con la ayuda de nadie.

Pistola en mano, y haciendo uso de todo tipo de mentiras y triquiñuelas, Jillian va consiguiendo información del posible secuestrador. No puede perder ni un segundo, su hermana no
aparece y puede morir en cualquier momento. La policía no puede permitir que Jill se pasee por la calle con una pistola e intimide a cualquier viandante. Es aquí cuando la película toma otro impulso, Jill busca desesperadamente a su hermana Molly y a la vez huye de la policía.

Tensión. Nervios. Angustia. Ganas de ayudar a Jill. Esto es lo que sentirán cuando vean la película. Al final del film no querrán pestañear ni perderse la más mínima acción. Jill consigue averiguar la ubicación del supuesto secuestrador gracias a sus pesquisas y sin pensárselo dos veces se dirige a por él desesperada por encontrar a su hermana, con terror por no saber con qué ni con quién se va a encontrar y, por supuesto, con sed de venganza…

Antes de terminar este artículo, me gustaría analizar en profundidad el papel femenino de la protagonista. Amanda Seyfried interpreta el rol de una chica joven (Jill), traumatizada por su secuestro hace un año, que intenta rehacer su vida trabajando y viviendo con su hermana. Vemos cómo durante ciertos pasajes de la película, Jill recuerda fragmentos de su secuestro, mezclados con visiones del futuro sobre su hermana.

Jill no es la típica heroína femenina de thriller, ya que es ella la que lleva la acción completa de la película sobre sus hombros y la que se asegura de que las cosas se hagan. No espera a que su príncipe azul llegue inesperadamente y salve a las damiselas en peligro, sino que se convierte en el caballero en brillante armadura – y firme pistola – y busca sin descanso a su hermana, a la que todo apunta morirá a final del día si ella no la encuentra primero.

Es interesante ver cómo la trama de la película pone a disposición de Jill personajes masculinos en los que se podría apoyar, como el novio de su hermana Molly, o en los que podría caer en una situación de seducción-ayuda como el detective Peter Hood. Una heroína de thriller menos atípica habría caído indudablemente en el círculo vicioso inevitable: pedir ayuda al novio que resulta ser un imbécil y acabar recurriendo al guapo detective que la apoyaba desde el principio y que acaba resolviendo el caso, salvando a la hermana y llevándose a la chica.

Jillian, en cambio, no tiene tiempo para tonterías ni para dejar que a su hermana la ayude un detective ligón que va dando palos de ciego. En cuanto se da cuenta de que el novio no va a apoyar su teoría busca apoyo en las autoridades. En cuanto se da cuenta de que las autoridades desestiman su teoría y que su único apoyo en la comisaría está más interesado en ella que es su hermana, decide que tiene que encontrarla sola. No cae en la tentación de dejarse atrapar por el policía dulce y atractivo que intenta convencerla de que él la ayudará: su determinación es firme y lo único que importa es encontrar a su hermana y salvarla. El resto puede esperar.

He de decir que Amanda Seyfried me vuelve a convencer como protagonista de una película. Espero que siga con ese nivel que mostró en Mamma Mia o en esta película.

El final de la película no merece ser desvelado, por lo que les invito a ver dicho film, recuerden: se comerán las palomitas en menos que canta un gallo.

(P.D: Me llama mucho la atención cómo la crítica “especializada” ha valorado esta película: son muchos los que dicen que es una película floja, que no aporta nada y que no es nada novedoso. Por supuesto, mi cartón vacío de palomitas evidencia lo contrario).

Carlos

Amanda Seyfried, el ángel más sexy


Amanda Seyfried se está convirtiendo en un icono cinematográfico. La actriz nació el 3 de diciembre de 1985 en Allentown, Pensilvania y desde siempre quiso ser actriz: “interpretar siempre ha sido mi meta”. Aunque también ha sido modelo, asegura que prefiere actuar, ya sea en cine o en teatro, ya que la actuación es algo que “le toca el corazón”. Tras participar en la serie All my Children (2002-2003) Amanda entendió que no podía hacer ninguna otra cosa: tenía que ser actriz.

Fue conocida mundialmente por su papel de Karen Smith en Chicas malas (Mean Girls), película dirigida por Mark Waters en la que da vida a una de las chicas más populares y “divinas” del instituto, aunque muy poco inteligente. Aunque la película fue un éxito, Amanda fue adquiriendo fama poco a poco. Hay que decir que fue considerada para interpretar el papel de Regina y de Cady (protagonistas de Chicas malas) pero, hay que reconocer que Amanda borda el papel de Karen.

Chicas Malas significó un punto de inflexión en su carrera, aunque el éxito llegaría cantando junto a Meryl Streep los éxitos de ABBA en la película Mamma Mia! que se convirtió en un éxito tras su estreno en 2008. Gracias a esta película, los papeles no dejaban de llegarle. En 2009 protagonizó la película Jennifer’s body junto a Megan Fox. Un año más tarde protagonizó Querido John junto a Channing Tatum, una película llena de amor y tristeza en la que Amanda interpreta a Savanah Lynn Curtis, una jovencita enamorada de dos hombres al mismo tiempo. Fue un tremendo éxito, ya que la película está basada en el libro de Nicholas Sparks, autor mundialmente conocido por las novelas Un paseo para recordar y La última canción. Tras este éxito, en 2010 protagonizó Cartas a Julieta (Letters to Juliet) y el mayor éxito de este año Caperucita Roja (Red Riding Hood).

Aparte de ser una mujer guapísima, Amanda Seyfried ha resultado ser una excelente actriz. Tanto que entre los años 2011 y 2012 protagonizará películas como Now en la que actuará con actores mundialmente conocidos como son Olivia Wilde, Alex Pettyfier, Cillian Murphy o Johnny Galecki (este último conocido por su papel en la serie The Big Bang Theory).
En cuanto a su vida sentimental, Amanda Seyfried afirmaba que de niña estaba enamorada de Leonardo DiCaprio – casualmente la idea de producir Caperucita Roja fue de DiCaprio, que estaba buscando rodar algo con su socio, Lukas Haas. Haas participó igualmente en el film interpretando al padre Auguste.

Actualmente, Amanda está saliendo con el actor Ryan Phillippe desde Octubre de 2010 tras conocerse en la fiesta de Halloween que la actriz Kate Hudson organizaba. Según personas cercanas a Amanda, ella había tenido una relación con Dominic Cooper pero esta terminó por motivos personales.

Para concluir, en La Mujer del Fotograma nos encanta esta actriz, que aporta juventud y pureza al panorama del Hollywood actual y que transmite parte de su ángel en cada película.

Lucía

CAPERUCITA ROJA o Quién es Quién


Caperucita Roja, de Catherine Hardwicke, moderniza la fábula popular plasmada  en papel por primera vez por Charles Perrault. En la película, Amanda Seyfreid protagoniza a una Caperucita dulce y buena, pero con un deje algo rebelde.

El pueblecito donde vive Caperucita lleva dos generaciones conviviendo con un terrible hombre lobo que se cobra la vida de un animal que los pueblerinos ofrecen como sacrificio cada luna llena. Pero un día, la luna llena se vuelve roja y el hombre lobo ataca y asesina a la hermana de Caperucita. Durante la “luna de sangre” cualquier hombre mordido es un hombre maldito, ya que se convertirá también en hombre lobo. Cuando el hombre lobo ataca a una persona por primera vez en décadas, el pueblo se convierte en un hervidero de temor y sospechas: cualquiera puede ser el lobo.

Los personajes femeninos de esta película son Caperucita Roja, su madre, su abuela y sus amigas. Las relaciones de estos personajes con los masculinos van dando forma a la historia y a las sospechas de Caperucita, que está rodeada de hombres y mujeres peligrosos; todos podrían ser el lobo.

El personaje de Caperucita revela que detrás de su belleza y dulzura existe una faceta más peligrosa, más sanguinaria y rebelde. Desde pequeña, se adentraba en el bosque y cazaba conejos, degollándolos. Además, aunque sus padres quieren que se case con un herrero de buena familia que asegurará su futuro y la querrá siempre, ella está enamorada de su amigo de la infancia, también rebelde y con matices oscuros.

El personaje de la madre representa a la mujer sumisa que se casa por compromiso, aunque su corazón pertenezca a otro hombre. El personaje de la abuela, a la mujer sabia y protectora, aunque independiente. Las amigas representan, por un lado, los celos y la envidia, y por otro, la amistad y la lealtad. Cuando Caperucita intenta entregarse al lobo para que éste deje de destruir su pueblo, sus amigas se interponen entre ella y el peligro para evitar que se sacrifique.

Al final, el film revela a una Caperucita valiente y segura de sí misma que no dejará que el amor ni el afecto mancillen su sentido de la moral. Sea quien sea el lobo, ella no permitirá que destruya su pueblo ni que siga matando a su familia y amigos.

Como nota aparte, la traducción del tagline es gramaticalmente incorrecta. “¿A quién tienes miedo?” no significa nada: la frase debería haber sido “¿A quién le tienes miedo?” o “¿De quién tienes miedo?”, aunque de todas formas la traducción literal del tagline original “Who’s afraid?” habría dado en español “¿Quién tiene miedo?”.

Os dejo el tráiler; creo que la estética es espectacular.

Maria

%d bloggers like this: