Archive

Posts Tagged ‘almodovar’

Todo Sobre Mi Madre


A Bette Davis, Gena Rowlands, Romy Schneider… A todas las actrices que han hecho de actrices, a todas las mujeres que actúan, a los hombres que actúan y se convierten en mujeres, a todas las personas que quieren ser madres. A mi madre.

Todo sobre mi madre es un film escrito y dirigido por Pedro Almodóvar en 1999. Trata de Manuela (Cecilia Roth), una enfermera que adora y vive para su hijo. Todo cambia en su vida cuando este fallece atropellado por un coche el mismo día de su cumpleaños al salir de la obra de teatro Un tranvía llamado deseo. Manuela decide volver a Barcelona en busca del padre de su hijo.

En Barcelona se encuentra con su antigua amiga argentina Agrado (Antonia San Juan), un travesti que se gana la vida como prostituta. También llega a conocer a la Hermana Rosa (Penélope Cruz), un chica joven que se dedica a ayudar a los demás. Manuela acaba entablando amistad también con la actriz de Un tranvía llamado deseo, Huma Rojo (Marisa Paredes) y comienza a trabajar para ella.

Como vemos, son todo mujeres en el film. Como ya he escrito antes en Volver, las mujeres en el cine de Almodóvar no pasan por las fases objeto-sujeto. Almodóvar usa a la mujer directamente como sujeto, dándole una vitalidad, fortaleza e importancia que no se ve en todas las películas protagonizadas por mujeres. La mujer llena la película, y se convierte en la protagonista por excelencia.

Las mujeres en esta película son seres fuertes, emotivos y llenos de belleza. Almodóvar dota de fuerza a sus personajes, como el valor y ánimo que da a Manuela para seguir viviendo tras la pérdida de su hijo. O la fuerza que da a Rosa para intentar recuperarse de su enfermedad.

Manuela se puede definir como una mujer amable, en la que las demás se apoyan gracias a su fortaleza. Bella, llena la pantalla con su astucia y valentía. Generosa, luchadora, valiente.

Huma representa el vacío: la fama, el éxito y la soledad. La fama solo le hace sentirse más sola y no le proporciona nada: el éxito no tiene ni olor ni sabor y, cuando te acostumbras, es como si no existiera.

Agrado representa el humor, la ternura, la amigabilidad, el pacifismo… Es una mujer espontánea, hace reír al resto aunque no estén en su mejor momento.

Rosa representa la juventud, la ingenuidad, la ternura. También la bondad, la dulzura, la generosidad. Se queda viviendo con Manuela cuando se da cuenta de que está embarazada.

Es una película llena de emociones, sentimientos, amistad, amor… y, por supuesto, es un film lleno de los temas Almodóvar: transexuales, enfermedades, homosexualidad, prostitutas…

Almodóvar estaba muy unido a su madre. Siempre ha dado mucha importancia a las madres en sus películas y todas ellas tienen algo en común: están volcadas en sus hijos y cuidan de ellos constantemente. Esto no solo lo vemos en Todo sobre mi madre, donde, al principio del film, podemos ver a Manuela con su hijo Esteban y apreciamos como cuida de él y como le respeta. También lo podemos ver en otros de sus films como ¿Qué he hecho yo para merecer esto? o Volver.

Este film, uno con los que Almodóvar ha encontrado más éxito y premios internacionalmente, no solo nos habla de mujeres, si no que nos refleja la feminidad desde distintos puntos de vista, desde mujeres con distintas educaciones, sueños, pasiones y deseos, dando lugar a un film que bajo ningún concepto te puedes perder.

Dejo el tráiler para tentarte a verla, merece la pena:

Silvia

LA PIEL QUE HABITO o La Belleza de lo Surrealista


El último film de Almodóvar no dejará a ningún espectador indiferente. Algunos lo odiarán y otros lo adorarán. Personalmente, según escribo estas palabras, aún no sé qué opinión me merece la película.

Como en todas las historias del director, los distintos personajes femeninos son la matriz y el eje director de la acción y la emoción. La cinta presenta una serie de mujeres atrapadas en un mundo absolutamente surrealista, sujeto tan solo por una estética coherente y homogénea.

Varias historias paralelas se suceden y retuercen en torno a la oscura obsesión del doctor Roberto Ledgard, pésimamente interpretado por Antonio Banderas. Años atrás, la mujer de Roberto – la bella Gal – sufrió un gravísimo accidente de coche que la dejó completamente calcinada. Roberto lucha por su vida con la ciencia y consigue que no muera, pero queda desfigurada. Al ver su reflejo en un cristal, decide tirarse por la ventana. El personaje de Gal es débil y egoísta, ya que sufre el accidente cuando abandonaba a su hija y marido por irse con otro hombre y se suicida sin pensar que deja a su hija huérfana por una cuestión estética.

Aún así, la infatuación de Roberto por ella le consume. Su hija Norma, magníficamente interpretada por Blanca Suárez, habiendo presenciado el suicidio de su madre, es una chica joven con la ingenuidad, fragilidad y vulnerabilidad de una niña pequeña.  Norma sufre un ataque sexual en una fiesta a la que acompaña a su padre y nunca llega a superarlo. Igual que su madre, Norma se libera tirándose por una ventana. Al quedarse solo y perder el último recuerdo vivo de Gal, Roberto pierde también el último vestigio de cordura y moralidad.

Es entonces cuando entra en la historia la protagonista, Vera – Elena Anaya aporta sin duda la mejor interpretación del film – una joven paciente secuestrada en casa del doctor. Ella representa la obsesión, la belleza, el misterio. Es un personaje que no te puedes permitir ignorar, que te absorbe y te genera auténtico malestar – no te atreves dejar de mirarla. Es un personaje sumamente perturbado y perturbador, que resulta profundamente femenino y a la vez recuerda a un ser no humano y asexuado.

Otro personaje importante es el de Marilia, interpretado por Marisa Paredes, que representa a la mujer mayor, cínica y protectora, pero también algo malvada.  Un personaje secundario que aporta normalidad al film, es paradójicamente el Cristina (Bárbara Lennie), una lesbiana con los pies en la tierra, que parece ser la única que pertenece a un mundo real.

Todos los personajes femeninos son retorcidos, hermosos y terribles a la vez, mujeres Almodóvar en todo su esplendor.

Como apunte, Elena Anaya interpreta el papel protagonista porque Penélope Cruz – a la que se le ofreció el papel inicialmente – no pudo compaginarlo con sus otros proyectos. Es esa interpretación, la de Elena Anaya la que salva al film y lo convierte en una película de culto.

Maria

Volver… tres mujeres, un secreto


Volver de Pedro Almodóvar, es una película de generaciones. Se organiza a través de tres personajes femeninos que representan las distintas generaciones de mujeres: abuelas-madres-hijas.

Este film de Almodóvar lo protagoniza Penélope Cruz, que interpreta el papel de Raimunda, una mujer atractiva y joven, casada con un obrero en paro y madre de una hija adolescente (Yohana Cobo). Los demás personajes femeninos que acompañan a Raimunda son su hermana Sole (Lola Dueñas), asustadiza y melindrosa, que se gana la vida como peluquera; la tía Paula (Chus Lampreave), ya entrada en años, que se va convirtiendo en un personaje aislado de la realidad por la soledad que la rodea en su casa de la Mancha; e Irene (Carmen Maura) personaje fantástico, madre de Raimunda y Sole, cuya aceptada pero, a la vez, dudosa muerte es uno de los dramas principales de esta película.

Como vemos el reparto es, menos alguna excepción, femenino.  Por lo tanto, la película gira en torno al mundo de la mujer. Estas mujeres que están atrapadas en relaciones convencionales, donde la figura masculina sobrepasa los límites del poder, sobreviven a través del rechazo a la realidad, que es posible gracias a su imaginación. No obstante, la continua relación que las envuelve entre realidad y fantasía, provoca desequilibrios mentales y nervios en estos personajes.

Todas estas situaciones son muy típicas en la mujer actual. Muchas veces, cuando las mujeres tienen problemas, prefieren evadirse de las situaciones que están viviendo y centrarse en otras cosas que no se relacionen con la realidad. Así se nos hace sencillo relacionarnos con estos personajes. Además, al ser una película de generaciones, es muy fácil que las espectadoras femeninas nos identifiquemos con alguna de las protagonistas: una niña que tiene madre y abuela se puede identificar con la hija de Raimunda, una abuela se puede identificar con Irene, una madre cuya hija es la ‘niña de sus ojos’ y cuya vida daría por ella, podría identificarse con Raimunda…

No obstante, después de ver a Penélope Cruz en películas internacionales, se hace raro verla interpretando a una mujer de barrio. Pero a lo largo que avanza la historia se hace fácil ponerse en su piel. El amor indefinido que siente una madre hacia su hija queda muy palpable en el film, y esto puede hacer que nos acerquemos más a Raimunda y entendamos mejor la historia. Es un film que sobre todo nos demuestra el amor familiar; la familia que es tan importante para la mujer, el amor, el perdón…El mismo Pedro Almodóvar dijo:

Volver es una película sobre la familia, y hecha en familia’.

Almodóvar nos muestra, en una sociedad semi-rural/urbana, a sus entrañables personajes femeninos que adquieren altura y reconocimiento  según avanza el film. Raimunda y Sole pasan sus días entre Alcanfor de los Infantes, un pueblecito en el que se criaron, y Madrid. Entonces podemos percibir dos tipos de ambiente: el rural y el urbano, que además, diferencian dos tipos de mujeres: la señora de pueblo que se pasa el día cotilleando y metiéndose en asuntos privados (las vecinas del pueblo); y la trabajadora, fuerte y valiente mujer de ciudad (Raimunda).

No hay que olvidar que las seis actrices principales, incluyendo a la protagonista, recibieron en conjunto el Premio a Mejor Actriz en el  Festival de Cannes en 2006.

La mujer en el cine de ALMODÓVAR no ha pasado por las fases objeto-sujeto por las que han pasado las actrices cuando se han puesto bajo la dirección de otros directores. Almodóvar usa a la mujer exclusivamente como sujeto, como protagonista de sus películas (Mujeres al borde de un ataque de nervios, Todo sobre mi madre). La mujer llena toda la película, tanto en el sentido visual como interpretativo, convirtiéndose en la protagonista absoluta, sin depender de ninguna manera del personaje masculino.

Así pues, Almodóvar nos sorprende con una película feminista, en la que, como en muchas otras de sus producciones cinematográficas, los temas del amor, la infidelidad, el acoso sexual, el incesto y la muerte se relacionan en una trama misteriosa e intrigante.

El tráiler aquí debajo:

Silvia

%d bloggers like this: