Archive

Archive for the ‘Detrás de la cámara’ Category

Alice Guy: La Leyenda


Es sobrecogedor intentar relatar la historia de una mujer que es tanto un icono cinematográfico como una leyenda casi mitológica. Ante todo Alice Guy fue una pionera.

Alice Guy, francesa del siglo XIX, empezó a trabajar como secretaria de un pionero de la industria del cine, que se dedicaba a fabricar máquinas fotográficas. Fue la primera mujer en asistir a una demostración privada del nuevo invento de Louis Lumière: el antecesor de la cámara de vídeo.

Cuando su jefe, Léon Gaumont, perfeccionó el rudimentario aparato de Lumière, la joven Alice Guy – de tan solo 23 años – tuvo la idea definitiva: el aparato podría usarse para contar historias animadas, lo que el cine necesitaba era narrar. Decidió que demostraría el valor de su idea llevándola a cabo ella misma.

Fue ella la que realizó la primera película per sí de la historia del cine, lo que la convierte en el primer cineasta del mundo. Una mujer fundó el cine. La primera producción cinematográfica (en el sentido moderno de la palabra) de la historia se llamó La Fée aux Choux (El hada de las coles).

El invento de Alice tuvo tanto éxito que se encargó de la productora de Gaumont. Durante su experiencia cinematográfica dirigió y produjo más de seiscientos films de todo tipo de temáticas y géneros. Finalmente llegó a ser propietaria y directora de su propio estudio de cine Solax Company. Sigue sin haber habido otra mujer que haya estado a la cabeza de su propio estudio cinematográfico.

Como Méliès y otros muchos pioneros del cine, no tuvo el suficiente poder para poder competir con Hollywood, y en la Meca del cine no había sitio para los primeros genios del séptimo arte.

En un artículo mucho más completo que éste podéis encontrar información sobre la filmografía y biografía más completa de este titán del cine experimental.

Maria

El sueño de Dennie Gordon


Dennie Gordon es una directora americana nacida en Brooklyn Center, Minessota (EEUU).

Ha dirigido películas y series de televisión entre las que se incluyen Chicago Hope; Picket Fences; Dawson CreekAlly McBeal y The Practice entre otros.

Aunque su nombre no es muy conocido (en Internet ni siquiera pude encontrar su fecha de nacimiento), ha dirigido varias películas: Joe el sucio en 2011 (Joe Dirt); Un sueño para ella en 2003 (What a girl wants) y Muévete, esto es Nueva York (New York Minute)

Dennie Gordon estudió en Yale y tras graduarse estuvo siete años trabajando en televisión y fue durante esta época en la que dirigió series tan famosas como Ally McBeal o Dawson crece.

En cuanto a los premios obtenidos, Dennie Gordon no es que haya ganado muchos, pero ganó el premio DGA a la mejor directora por su trabajo en la serie Tracey takes on en el año 2000.

Esta directora, que como ya he dicho, no es muy conocida, me llamó la atención ya que en dos de sus películas trabajó con actrices mundialmente conocidas como son las gemelas Olsen o Amanda Bynes.

Estas dos películas Un sueño para ella y Muévete, esto es Nueva York pueden ser totalmente distintas pero comparten una cosa en común: la búsqueda de la felicidad y el deseo de encontrarse a uno mismo.

En la película Un sueño para ella, Dennie Gordon cuenta con la actuación de Amanda Bynes que interpreta a Daphne, una chica que va a Inglaterra en busca de su padre, pero lo que descubre hará que su vida cambie por completo.

Sin embargo, en Muévete, esto es Nueva York, las gemelas Olsen interpretan a dos hermanas completamente distintas, que tras años viviendo juntas no se conocen en absoluto; ambas son unas extrañas para la otra.

Denie Gordon dice de sí misma: “Some of the actors I’ve worked with say I direct more like a man than a woman. I take it as a compliment” (algunos de los actores con los que he trabajado dicen que dirijo más como un hombre que como una mujer).

Esta afirmación nos puede chocar ya que en las dos películas anteriormente mencionadas los roles principales son femeninos y sus finales son los típicos: el encuentro de la felicidad. Además, es interesante que considere que su feminidad podría ser una debilidad en su trabajo y sienta que para ser directora es preferible tener una personalidad y estilo predominantemente masculinos.

Desde La Mujer del Fotograma animamos a esta directora a seguir dirigiendo películas ya que posee un gran talento para hacer que las películas lleguen a lo más hondo de las personas.

Lucía

La mujer que dirigió vampiros


Muchas personas conocen el nombre de Catherine Hardwicke gracias a su labor como directora en la adaptación cinematográfica del aclamado best- seller de Stephenie Meyer: Crepúsculo.

Esta directora, natal de Texas, estudió arte en México y se licenció en arquitectura. Unos años después entró en UCLA Film School donde terminó su primer cortometraje de animación. Ha realizado una veintena de largometrajes, incluyendo Tres Reyes, de Russell, o Vanilla Sky de Crowe entre otros.

Antes de dirigir la película más esperada de 2008, Crepúsculo, Hardwicke dirigió Thirteen (2003) en donde se narra la historia de una chica de 13 años (Evan Rachel Wood) que no encaja en ningún sitio hasta que conoce a Evie (Nikkie Reed) una chica que la introducirá a un mundo de auto- laceración, drogas, alcohol y sexo.

Con esta película, Catherine Hardwicke nos mostró el mundo interior de las adolescentes actuales que solo buscan llamar la atención y no les importa hacer lo que sea con tal de conseguirla. Gracias a Thirteen, ganó el premio Director’s Award en el festival de cine Sundance en 2003.

Pero su mayor éxito y el que más repercusión ha tenido ha sido el que ha obtenido con Crepúsculo, película en la que da vida a unos vampiros adolescentes y se centra en la historia de amor entre uno de los vampiros y una humana. Esta película alcanzó en agosto de 2009  383.520.177 dólares de recaudación en salas de cine de todo el mundo y 163.714.021 dólares más en ventas de DVD en Norteamérica.

Tras el éxito obtenido con esta película, era de esperar que también dirigiera la secuela de Crepúsculo: Luna Nueva, pero tras unas desavenencias que la directora ha tenido con la productora Summit Entertainment, Hardwicke, por “problemas de tiempo”, abandonó el proyecto, el cual fue dirigido finalmente por Chris Weitz. Aun así la directora agradeció a los fans de Crepúsculo el apoyo a la película. “Fue una de las grandes experiencias de mi vida. Deseo a Summit lo mejor con esta secuela, que es una gran historia”.

Las películas que Hardwicke dirige contienen, habitualmente, una mezcla de amor y peligro. En 2010 dirigió la película Red Riding Hood, una versión moderna del clásico cuento Caperucita Roja que saldrá en cines en España en abril de 2011, y de la que hablaremos en La Mujer del Fotograma. Esta nueva versión cuestiona ciertos elementos de la sexualidad y la moralidad a través de los personajes de la fábula clásica.

Catherine Hardwicke, a pesar de haber dirigido únicamente siete películas, es reconocida mundialmente por su habilidad de proporcionar a las películas una nueva visión como es el caso de Red Riding Hood o Crepúsculo.

Tras haber explicado quién es esta directora, cómo llegó a serlo y cuáles han sido sus éxitos quisiera centrarme en la significación que para ella ha tenido haber podido llegar a lo más alto. Desde mi punto de vista, Hardwicke nunca imaginó convertirse en una de las mejores directoras de su época. Aunque actualmente hay menos distinciones entre el hombre y la mujer (“igualdad”), Hardwicke tuvo problemas a la hora de dirigir la película The Fighter por el simple hecho de ser mujer. Esto supuso un gran golpe profesional y personal ya que nunca antes había sido discriminada profesionalmente por su sexo. De hecho, gracias a ella, Crepúsculo se convirtió en la película del año y en un film que será recordado durante décadas (aunque Catherine no dirigió las secuelas, Crepúsculo ha gozado de mayor éxito)

Para concluir, aquí os dejo un enlace por si queréis saber un poco más acerca de esta directora: Catherine Hardwicke

Lucía

Y el Óscar es para…


Kathryn Bigelow es una directora de cine, guionista y productora estadounidense. Nació en San Carlos, California (EEUU) en 1952. Reconocida pintora, salió de la escuela de cine de la Universidad de Columbia interesada por el cine de género y por temas como el terror, los thrillers, lo bélico, lo futurista…Estos temas propios de una directora atípica, se pueden ver como gustos más ‘masculinos’ tanto para espectadores como para directores. No obstante, son los temas que a ella más le gustan, incluso llevándola a ganar un Óscar en 2010 por The Hurt Locker (En Tierra Hostil).


Obtuvo reconocimiento en 1987 con el film de terror Near Dark (Los Viajeros de la Noche). Kathryn Bigelow se corresponde con el perfil de una realizadora que trata de mostrar una visión moderna de los géneros tratados desde una perspectiva más clásica. En su película Los Viajeros de la Noche nos intentaba mostrar el mito del vampirismo desde un punto de vista más moderno. Así vemos que ella siempre busca una faceta más innovadora en sus producciones.

De su matrimonio con James Cameron (1989-1991) quedó la popular cinta Point Break (Le llaman Bodhi), que fue dirigida por Bigelow y producida por Cameron. Este film que trata de una banda de delincuentes, lo protagonizan Keanu Reeves y Patrick Swayze, y fue una película que obtuvo éxito tanto de crítica como de público.

Entre 1995 y 2002, Kathryn Bigelow dirige tres películas: Días Extraños (de nuevo, dirigida por Bigelow y producida por Cameron –esto demuestra que mantenían una buena relación pese al divorcio-), El Peso del Agua y K-19, en las que trabajó con importantes estrellas de Hollywood, como Harrison Ford, Sean Penn, Juliette Lewis, Liam Neeson y Ralph Fiennes.

SU CAMINO HACIO EL ÓSCAR

Fue la primera mujer en ganar un Óscar a mejor dirección en 2010 por la película The Hurt Locker (En Tierra Hostil), saltando así a la historia. En Tierra Hostil nos narra el intenso día a día de un comando estadounidense especializado en la desactivación de explosivos durante la guerra de Irak.

En los 82 años de vida del premio Óscar, Bigelow fue la cuarta mujer candidata a mejor dirección, antecedida por Lina Wertmuller por Siete Bellezas en 1976, Jane Campion por El Piano en 1993 y Sofia Coppola por Perdidos en Tokio en 2003.

El ‘duelo cinematográfico’ que hubo entre Avatar de James Cameron y En Tierra Hostil en la Ceremonia de los Óscar de ese año, tuvo un claro vencedor. Avatar, que fue la película más taquillera de la historia, no cumplió con las expectativas y, de los nueve Óscar a los que estaba nominada, tan solo ganó tres, y todos ellos de carácter técnico. En cambio, En Tierra Hostil ganó seis Óscar: mejor película, mejor dirección, mejor guión original, mejor montaje, mejor mezcla y mejor edición de sonido. Ella dedicó su Óscar a mejor dirección a:

‘todas las mujeres y hombres militares que ponen en peligro sus vidas cada día en Irak’.

Se puede decir que ella ‘rompió’ las barreras que separaban al hombre de la mujer en este campo tan complicado como es la dirección, pero simplemente dijo que si es verdad que ha habido una resistencia específica hacia las mujeres que hacen cine, que ella solo ha preferido ignorarla por dos razones: no poder cambiar su género y negarse a dejar de hacer películas.

Como vemos, esta directora, gracias a su logro, podrá motivar a millones de futuras directoras y las animará a entregarse y formar parte del mundo del cine.

‘Debería haber más mujeres dirigiendo, yo creo que simplemente no existe la conciencia de que es realmente posible. Y lo es.’

Tráiler de la película:

Silvia

%d bloggers like this: