Home > Iconos clásicos > LA SEMILLA DEL DIABLO o La Vulnerabilidad de la Inocencia

LA SEMILLA DEL DIABLO o La Vulnerabilidad de la Inocencia

La semilla del Diablo (Rosemary’s Baby) es un gran film de culto de Roman Polanski protagonizado por la icónica Mia Farrow.

Rosemary Woodhouse (Mia Farrow) es exactamente la personificación de la dulzura e inocencia femeninas. Es una chica joven, recién casada y totalmente enamorada de su nuevo marido, un actor medianamente famoso de teatro a quien ella admira profundamente. Es delgadita y pequeñita, rubia, con enormes ojos claros y sonrisa perenne.

Se muda junto a su marido a un antiguo y precioso apartamento en un edificio frente a Central Park, habitado solo por ancianos que llevan toda la vida viviendo allí. Desde el primer momento, sus vecinos de enfrente, Minnie y Roman Castevet,  se muestran demasiado acogedores. Se entrometen en la vida de pareja de Rosemary y aprovechan cualquier excusa para entrar en su casa.

Lo que ella más desea es tener un bebé, pero su marido necesita centrarse en su carrera como actor, la cual no parece despegar del todo. De repente, el actor que le había arrebatado el papel a su marido sufre una ceguera repentina y el papel pasa a su marido. Ante la perspectiva de mejorar su situación profesional, los Woodhouse deciden tener un bebé y para ello reservan una noche en la que cenar los dos a la luz de las velas y continuar la romántica velada en el dormitorio.

Rosemary, feliz e ilusionada, se arregla y prepara una preciosa cena, que sus vecinos intentan compartir. El vino parece sentarle mal y se desmaya. Durante la noche sufre unas terroríficas y sumamente realistas pesadillas en las que un ser demoníaco la viola. A la mañana siguiente, se despierta con marcas de arañazos por el cuerpo y su marido le dice que aunque estuviera desmayada tuvo que aprovechar la ocasión para que se quedara embarazada.

Rosemary se queda embarazada pero pronto su felicidad se convierte en horror cuando su embarazo empieza a consumirla física y psíquicamente. Sus entrometidos vecinos viven prácticamente con ella y se ocupan de prepararle brebajes para mejorar su embarazo, aunque los dolores que siente son cada vez peores.

Durante toda la película, la inocencia y felicidad de Rosemary juegan en su contra y acaban desapareciendo dejando paso al dolor y la paranoia. Sus ancianos y perversos vecinos controlan su vida y su marido le hace creer que está perdiendo el juicio por culpa de las hormonas del embarazo. Su feminidad hace que se doblegue ante él y no se imponga. Es vulnerable ante su marido, ante sus vecinos, y ante su médico. Se fía de todos ellos e incluso cuando pierde la confianza no es capaz de rebelarse y escapar, ni siquiera por su bebé.

Finalmente, cuando el bebé nace y se desvela que sus vecinos son miembros de una milenaria secta que adora a Satán y que el bebé es el hijo del Diablo, Rosemary queda en shock pero acepta el destino del bebé porque le controla su instinto materno y las ganas de ser madre.

El personaje de Rosemary representa, de forma caricatural y extrema, a las mujeres de los años 60. Hoy en día, el personaje de Rosemary no despierta compasión entre las mujeres más jóvenes ya que no podemos sentirnos identificadas con un personaje tan doblegado ante la presión externa y tan débil, cuya única revelación es un corte de pelo masculino del cual se arrepiente al ver que a su marido no parece complacerle. Rosemary es un personaje que se deja llevar por un sentimiento de pertenencia en un rol social determinado y arcaico.

Maria

  1. No comments yet.
  1. No trackbacks yet.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: