Home > Las más actuales > LA PIEL QUE HABITO o La Belleza de lo Surrealista

LA PIEL QUE HABITO o La Belleza de lo Surrealista

El último film de Almodóvar no dejará a ningún espectador indiferente. Algunos lo odiarán y otros lo adorarán. Personalmente, según escribo estas palabras, aún no sé qué opinión me merece la película.

Como en todas las historias del director, los distintos personajes femeninos son la matriz y el eje director de la acción y la emoción. La cinta presenta una serie de mujeres atrapadas en un mundo absolutamente surrealista, sujeto tan solo por una estética coherente y homogénea.

Varias historias paralelas se suceden y retuercen en torno a la oscura obsesión del doctor Roberto Ledgard, pésimamente interpretado por Antonio Banderas. Años atrás, la mujer de Roberto – la bella Gal – sufrió un gravísimo accidente de coche que la dejó completamente calcinada. Roberto lucha por su vida con la ciencia y consigue que no muera, pero queda desfigurada. Al ver su reflejo en un cristal, decide tirarse por la ventana. El personaje de Gal es débil y egoísta, ya que sufre el accidente cuando abandonaba a su hija y marido por irse con otro hombre y se suicida sin pensar que deja a su hija huérfana por una cuestión estética.

Aún así, la infatuación de Roberto por ella le consume. Su hija Norma, magníficamente interpretada por Blanca Suárez, habiendo presenciado el suicidio de su madre, es una chica joven con la ingenuidad, fragilidad y vulnerabilidad de una niña pequeña.  Norma sufre un ataque sexual en una fiesta a la que acompaña a su padre y nunca llega a superarlo. Igual que su madre, Norma se libera tirándose por una ventana. Al quedarse solo y perder el último recuerdo vivo de Gal, Roberto pierde también el último vestigio de cordura y moralidad.

Es entonces cuando entra en la historia la protagonista, Vera – Elena Anaya aporta sin duda la mejor interpretación del film – una joven paciente secuestrada en casa del doctor. Ella representa la obsesión, la belleza, el misterio. Es un personaje que no te puedes permitir ignorar, que te absorbe y te genera auténtico malestar – no te atreves dejar de mirarla. Es un personaje sumamente perturbado y perturbador, que resulta profundamente femenino y a la vez recuerda a un ser no humano y asexuado.

Otro personaje importante es el de Marilia, interpretado por Marisa Paredes, que representa a la mujer mayor, cínica y protectora, pero también algo malvada.  Un personaje secundario que aporta normalidad al film, es paradójicamente el Cristina (Bárbara Lennie), una lesbiana con los pies en la tierra, que parece ser la única que pertenece a un mundo real.

Todos los personajes femeninos son retorcidos, hermosos y terribles a la vez, mujeres Almodóvar en todo su esplendor.

Como apunte, Elena Anaya interpreta el papel protagonista porque Penélope Cruz – a la que se le ofreció el papel inicialmente – no pudo compaginarlo con sus otros proyectos. Es esa interpretación, la de Elena Anaya la que salva al film y lo convierte en una película de culto.

Maria

  1. 2011/09/20 at 10:18 am

    Para ser de Almodovar es una peli decente, aunque tienen algunos fallos técnicos de principiante.

  1. No trackbacks yet.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: