Home > Blockbusters > WALL–E o El Corazón de Hojalata

WALL–E o El Corazón de Hojalata

Wall-E es una de las últimas películas de Disney Pixar y relata una historia de amor que se desarrolla en un curioso contexto. En un futuro muy lejano la Tierra estará tan cubierta de basura que la vida en su superficie será imposible. Los humanos serán evacuados en una nave-estación y esperarán flotando en el espacio hasta que la Tierra vuelva a ser fértil. Mientras tanto, en la Tierra vive Wall-E, un robot curioso encargado de recoger y ordenar la basura. Su única compañía en la Tierra es una pequeña cucaracha y los tesoritos que van apareciendo entre la basura y que él acumula y colecciona con sumo cuidado.

Un día, mientras apila basura, aterriza una enorme nave en la Tierra y de ella se baja el equivalente robótico a un ángel. Al contrario que Wall-E – un robot ya viejo, oxidado y cuyos trozos tiemblan frágilmente al desplazarse – la nueva robot es absolutamente biónica: toda ella está compuesta por un cilindro blanco con miembros que flotan alrededor a su alrededor. Sus ojos son azules y Wall-E se enamora perdidamente de ella. Lo que Wall-E no sabe al principio es que su nueva amiga Eve (al que él llama “Eva”) es tremendamente inteligente, profesional, eficiente y peligrosa, equipada con armas y propulsores. Además, Eve no está de vacaciones en la tierra: tiene una misión.

Eve está buscando en la Tierra algún rastro de vida vegetal para llevar confirmación a la nave en la que se encuentran los humanos de que la vida en la Tierra vuelve a ser viable. En su búsqueda, aprende a entender a Wall-E y ambos se sorprenden con su interacción: él por las capacidades de ella, y ella por la curiosidad y ternura de él.

A través de la película el personaje de Eve evoluciona y se humaniza. Cuando aterriza en la Tierra es simplemente un robot de última generación en una misión imposible. Dispara y destruye a todo aquello que se interponga en su camino y no tiene tiempo para la atención que le presta Wall-E.

Sin embargo, a través de su contacto con el pequeño y enamoradizo robot aprende a apreciar y valorar lo grandioso de las cosas más pequeñas como una bombilla, o el valor incalculable de una película antigua o de cogerse de la mano. Aprende también cualidades intrínsecamente humanas como la paciencia, la empatía y el ser responsable por otra persona – o mejor dicho, por otro robot.

La película es una denuncia ecologista a la sociedad consumista y destructiva. Por culpa de los humanos la tierra se hace inhabitable e incluso, a través del “progreso” tecnológico, los humanos se robotizan. Es irónico que a través de la historia de amor y de desarrollo personal de un par de robots, los humanos recuperen su humanidad y recuerden cómo reconocer y distinguir el bien del mal.

Recomiendo mucho esta película tanto a pequeños como a mayores por su grandísima historia y por sus impecables efectos de animación y de sonido.

Maria

  1. No comments yet.
  1. No trackbacks yet.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: