Home > Blockbusters > LAS HERMANAS BOLENA o Los Dos Polos del Imán

LAS HERMANAS BOLENA o Los Dos Polos del Imán

Las Hermanas Bolena (The Other Boleyn Girl), he de admitir, es una de mis películas históricas favoritas. Los personajes femeninos son todos complejos y realistas y la película gira en torno a ellos.

Los cuatro personajes de los que me gustaría hablar son Anne Boleyn (Natalie Portman), Mary Boleyn (Scarlett Johansson), Lady Elizabeth Boleyn (Kristin Scott Thomas) y finalmente Catalina de Aragón (Ana Torrent).

La protagonista indudable de este film es Anne Boleyn, brillantemente interpretado por Natalie Portman. Tanto Anne como el resto de personajes femeninos de la película representa un estereotipo de mujer presente en la sociedad moderna (y por lo visto, también en la Inglaterra de Enrique VIII). Anne es impetuosa y ambiciosa, además es la primogénita y la favorita de su padre. Desde que es una niña, recae sobre ella la responsabilidad de mejorar el status social de la familia y se le considera más fuerte y valiosa que su hermana.

Mary Boleyn, interpretado por Scarlett Johansonn, es la hermana pequeña de Anne. Es la hermana dulce y buena, que antepone la felicidad de todos los que la rodean a la suya propia. Es obediente y tranquila y admira profundamente a su hermana mayor.

Lo más interesante de la película es la interacción y competición entre las hermanas. Son profundamente diferentes, pero siguen siendo hermanas y acaban queriendo lo mismo (al menos en esencia). Mientras que Mary quiere casarse con un hombre que la quiera, no uno que tenga títulos nobiliarios, Anne exclama “el amor de un hombre no tiene valor”. Mientras que Mary quiere una vida tranquila en el campo al lado de un marido poco conocido, Anne necesita ser la mejor y vivir en la Corte.

El malvado tío de las hermanas propone a su hermano (el padre de Anne y Mary) que Anne seduzca al Rey de Inglaterra, quien tiene problemas con la reina al no poder concebir un heredero varón, y se convierta en su amante. Anne al principio está horrorizada con la idea, pero su tío sabe lo competitiva que es y le asegura que “ser la amante del Rey de Inglaterra no es para nada rebajarse” y la provoca preguntándole si acepta el reto. Anne no puede evitar sucumbir a la tentación de superar un reto y acaba convirtiendo la misión de seducir al Rey en lo único que le importa. A través de su inteligencia y competitividad, Anne consigue que un Rey traicione a su Reina, convertirse en Reina de Inglaterra, que se modifique por completo la religión de una las naciones más poderosas del mundo y que esta rompa con el resto del mundo occidental, y finalmente su propia muerte.

La diferencia fundamental entre las dos hermanas es la ambición y el escepticismo. Mientras que a Mary lo que le importa es ser feliz, a Anne lo que le importa es ser la mejor. Mary quiere amor, Anne poder. Esta diferencia intrínsecamente femenina existe en las jóvenes de hoy, que aun siendo más complejas que estos personajes, suelen decantarse por ser románticas empedernidas, querer una familia numerosa y envejecer con su marido habiendo celebrado las bodas de platino; o por ser ejecutivas agresivas, siendo las que más y mejor trabajan y las que consiguen ascender hasta la cima más alta del éxito profesional, dejando de un lado la familia y el amor.

Además de las hermanas, el personaje de su madre – Lady Elizabeth, interpretado por Kristin Scott Thomas – es increíblemente interesante. La madre actúa como una fuente de sabiduría y de reflexión, aunque finalmente es incapaz de evitar que sus dos hijas – dos polos del mismo imán – no se repelan y acaben destruyéndose. Su personaje es probablemente el más moderno y equilibrado: quiere que sus hijas tengan una buena educación, que vean mundo, que tengan las mejores oportunidades, que sean las dueñas de su futuro y que vivan con sus maridos, no para ellos. Quiere que Anne y Mary sean inteligentes e independientes, y cuando el plan de su hermano y su marido empieza a diseñarse, expresa su decepción: “Eduqué bien a mis hijas ¿y para qué? ¿Para que puedan ser intercambiadas como ganado para la diversión de los hombres?”. Es además, la fuente de sabiduría puramente femenina y es ella la que dice una de las frases más memorables de la película: “Observa a sus damas y aprende como consiguen lo que quieren de los hombres ¡No con desplantes infantiles! sino dejando que piensen que son ellos quienes mandan. En eso consiste el arte de ser mujer”.

Por último, un personaje secundario, pero importante, es el de la Reina Catalina de Aragón: una mujer elegante, sabia, tranquila y leal; una reina auténtica. Ella sabe lo que significa que las hermanas Bolena aparezcan en la corte, pero aún así tiene la elegancia de respetarlas hasta el final y de mantenerse firme ante las acusaciones del rey y la anulación de su matrimonio.

Finalmente, la película lo que plantea son dudas vitales, y especialmente femeninas: ¿se es más esclavo del amor o de la ambición?, ¿la ambición es una virtud o un defecto?, ¿son las hermanas dos polos de un mismo imán, cada una la mitad de la otra, pero para siempre rivales?

Si alguna mujer que nos lea tiene la respuesta a estas preguntas, que por favor nos las haga llegar.

El tráiler en inglés es espectacular:

Maria

  1. No comments yet.
  1. No trackbacks yet.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: