Home > Blockbusters > Un diablo muy a la moda

Un diablo muy a la moda

El Diablo viste de Prada es un film ambientado en el sorprendente, emocionante y pavoroso mundo de la moda; atractivo y, en muchos casos, escalofriante para muchas jóvenes que quieren trabajar en él. La película es una adaptación de la novela The Devil wears Prada, de la escritora estadounidense Lauren Weisberger.

La novela y la película narran la inquietante experiencia vivida por Andrea Sachs (Anne Hathaway), una joven periodista que encuentra un trabajo como asistente de Miranda Priestly (Meryl Streep), la editora jefe de la revista Runway. Andy solo desea este trabajo porque le puede brindar muchas oportunidades para el futuro, como trabajar en el New Yorker, que es su sueño. Sin embargo, no se da cuenta de que el mundo de la moda que la rodea en su trabajo la va absorbiendo poco a poco.

Desgraciadamente lo que nos cuenta la novela y la película es real, pues Andy representa a la escritora del libro Lauren Weisberger y Miranda representa a la real, temida y odiada por el mundo editorial Anna Wintour, directora del Vogue estadounidense. David Frankel pone esta historia en escena, de una manera muy real, divertida y emotiva, para que así nos adentremos en un ambiente que muchas de nosotras ignoramos.

Diseños, moda, producciones, maquillaje, belleza… Un sueño para muchas chicas que darían su vida por formar parte de una plantilla de publicaciones en la revista Runway. Andy  entra en una competición constante entre ella misma y ese mundo, el cual le va absorbiendo según que avanza la película, hasta el punto en que ella también forma parte de él.

Se puede decir que en esta película se juntó a la novata Anne Hathaway con la veterana Meryl Streep, que bordan el papel, pues en el film representan: una a la mujer con total experiencia y la otra a la mujer que la adquiere con el tiempo. Crean así la perfecta mezcla de un enfrentamiento entre jefe y asistente. Este conflicto lo representan ambas actrices haciéndonos ver claramente el choque de dos vidas y personalidades completamente distintas: la fría, temerosa, exigente y amante de la moda, Miranda; y la dejada, ingeniosa, trabajadora y adorable Andy.

‘Es cierto, no encajo aquí…’
Este mundo es una selva, una competición donde gana la más fuerte, la más fashion, la más sexy. Andy no es de esta manera en un principio, no le da importancia a su aspecto físico ni a su look. Hay una frase de Andy que llama la atención a Miranda en la entrevista: ‘oiga, es cierto, no encajo aquí: no soy ni flaca, ni tengo glamour y no sé mucho de moda pero soy lista, aprendo deprisa…’. Así es como Andy empieza a trabajar en Runway, adentrándose en este mundillo tan ajetreado y estresante donde lo que se busca es satisfacer y agradar a la jefa.

Lo peor llega cuando Andy empieza a introducirse demasiado en su trabajo y empieza a descuidar su vida privada, a su novio, a sus amigos…Sus constantes intentos por complacer al ‘demonio’ le hacen cambiar su estilo, su forma de vestir e, incluso, su forma de ser, rebajándose a la visión materialista que puedan tener Miranda u otros de sus compañeros hacia ella. Sin embargo, esta es la constante trama de la película la cual tiene un toque positivo y motivador pues nos enseña que chicas ‘normales’ como Andy pueden también formar parte de un trabajo donde se ve que es importante ser glamuroso, chic, fashion y saber vestir de una manera elegante. Así es muy fácil que nos identifiquemos con Andy que, gracias a su destreza, fuerza de voluntad e ingenio consigue que Miranda se fije en ella más allá de lo físico.

Es una mirada bastante crítica al mundo de la moda. Coloca a la moda en un lugar en el que es muy difícil acceder para trabajar, un sitio en el que solo algunas chicas (por no decir pocas) lo consiguen. De manera irónica nos muestra que en ese lugar lo único que importa es que seas guapa, uses una talla 36, vistas a la moda… Gracias a Andy vemos que en realidad esto no es cierto pues ella consigue incluirse y adaptarse a este trabajo gracias a su inteligencia y forma de ser, que hace que Miranda se fije en ella e incluso se sincere con ella con el tiempo.

‘Veo muchas cosas de mí en ti’
Evolución, cambio, resentimiento, culpa…Andy no quiere esta vida, ve que la absorbe y que ha llegado a un punto tan avanzado que no puede dar marcha atrás. ‘Veo muchas cosas de mí en ti’, ‘todo el mundo quiere esto, todos querrían ser nosotras’. Estas son las palabras que hacen que Andy recapacite y que se dé cuenta de que lo que está haciendo no merece la pena.

Es una película con una gran fuerza interpretativa y con un gran mensaje que nos hace pensar a las espectadoras si realmente merece la pena sacrificarse por algo o por alguien a quién no aprecias. Andy es un personaje que nos sirve a muchas de nosotras como referencia y modelo a seguir, pues su personalidad nos comunica varios consejos: no nos dejemos influenciar por nada ni por nadie, no nos desvaloremos para quedar bien o para parecer más perfectas y, lo más importante de todo, que seamos nosotras mismas.

¡Recomiendo ver esta película! Dejo el tráiler para quien le pueda interesar:
http://www.youtube.com/watch?v=VVFcOtIbkCo
http://www.youtube.com/watch?v=zicgut4gpwU

Silvia

  1. No comments yet.
  1. 2011/05/05 at 5:09 pm

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: