Home > Blockbusters > Sexo, amor, glamour, mujeres y Nueva York

Sexo, amor, glamour, mujeres y Nueva York

Todos sabemos que Sexo en Nueva York ha sido una serie muy famosa y reconocida que se emitió desde 1998 hasta 2004. Está basada en un libro que es una compilación de una columna titulada Sex and the City que se publicaba en el periódico New York Star y que escribía Candace Bushnell. Esta serie, protagonizada por Sarah Jessica Parker (Carrie), Kristin Davis (Charlotte), Cynthia Nixon (Miranda) y Kim Cattrall (Samantha), tuvo tanto éxito que se hicieron dos films como continuación de la serie.

Las cuatro protagonistas nos muestran la imagen de una mujer productiva, dueña de sí misma, profesional en el trabajo, glamurosa, chic, perfecta tanto en su vida profesional como personal, en un escenario, también protagonista: la ciudad de Nueva York. Representan de forma perfecta, aunque también un poco exagerada, a la mujer de hoy en día, trabajadora pero a la vez controladora, que quiere dominar todos los aspectos de su vida de una manera perfecta, pero no por ello siendo menos víctima de la honestidad de sus pasiones.

No es fácil identificarse con una escritora de una columna de sexo, loca por los zapatos Manolo Blahnik, muy estilosa e inteligente como es Carrie; ni tampoco es fácil identificarse con una atractiva relaciones públicas como es Samantha, que utiliza a los hombres como un objeto sexual para divertirse, lo que muchas veces implica ser mujer en una sociedad machista; ni con una abogada de éxito, que teme al sexo y al control que le suponen los hombres y la maternidad, como es Miranda; ni tampoco es fácil identificarse con una licenciada en arte que busca el amor por encima de todo, como es Charlotte.

La serie Sexo en Nueva York nos empezaba contando la historia de Carrie y sus tres mejores amigas, que exploran el duro papel de ser mujeres solteras en la ciudad de Nueva York. En un principio, parece que interpretan papeles superficiales y poco profundos, sin embargo, durante las seis temporadas de la serie, así como en las películas, se puede decir que las protagonistas empiezan a madurar, evolucionar, cambiar y a tomarse más en serio sus relaciones con los hombres.

En las películas podemos ver la evolución completa de todas ellas, pues ya no buscan hombres para divertirse o como un experimento para encontrar al hombre apropiado, sino que cada una de ellas tiene su propia relación estable, incluso con hijos y matrimonio. La única excepción es Samantha, que sigue representando la imagen de mujer neoyorquina sexualmente activa, que quiere cuidarse a sí misma antes que cuidar la estabilidad de una relación.

El poderío del materialismo en ambas películas, así como en la serie, hace que sea difícil identificarse con ellas. Los bolsos, el maquillaje, el vestuario, las fiestas, los cócteles, las discotecas, las marcas, el lujo… se alejan en muchos casos de la realidad, pues no muchas mujeres gozan de estos beneficios o pueden brindarse la oportunidad de comprarse unos Manolos una vez al mes o de llevar un traje de Dolce & Gabana a una fiesta. De hecho, Sexo en Nueva York 2, es muy superficial y materialista, pues hay una escena en la que las cuatro protagonistas van andando por el desierto de Abu Dhabi con zapatos de tacón y trajes de gala. Sin embargo, las espectadoras que hemos seguido la serie desde principio a fin sabemos que la producción es muy materialista y nos esperábamos algo así en las películas.

Además de ver a las cuatro de ellas con admiración y como un modelo a seguir (no siempre fácil), las espectadoras nos podemos identificar con ellas en muchos aspectos, pero, sobre todo, en sus sentimientos, pasiones, la forma de vivir la vida, la amistad, el amor… Además representan todos estos temas desde un punto de vista gracioso y moderno. Ellas representan extremos, pero en muchos puntos de su personalidad y forma de ser, nos podemos identificar con ellas.

La serie y ambas películas irradian feminismo, moda, amistad, amor, sexo, aventuras, deseo, pecado, problemas personales… La amistad es uno de los temas principales de toda esta producción, pues son cuatro amigas que se apoyan y animan en los momentos difíciles y que son generosas y consejeras emocionales las unas con las otras. Es una obra protagonizada por mujeres y dirigida a mujeres. Por ello se convirtió en una obra de culto para, sobre todo, mujeres y hombres homosexuales.  La fiel audiencia era un 85% femenina.

Desde La Mujer del Fotograma aplaudimos a una producción que (por primera vez) tiene por protagonistas a cuatro mujeres de más de 40 años decididas al feliz ejercicio de su feminidad.

El tráiler para tentaros:

Silvia

  1. No comments yet.
  1. No trackbacks yet.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: