Home > Las más actuales > La Mujer Cisne

La Mujer Cisne

Cisne Negro, la última película de Darren Aronofsky, narra la historia de Nina (Natalie Portman), una bailarina de ballet víctima de miedos, complejos, temores e inseguridades. Un thriller psicológico, en el que todos estos fantasmas mentales afectan al propio cuerpo de la bailarina. Paranoia, deseo, sexo, obsesión y, en definitiva, perfección crean una atmósfera asfixiante e inquietante que te atrapa y no te suelta hasta el final.

En el film, la mayoría de los personajes son mujeres. Esto no es obligatorio por tratarse de ballet, pues ha habido ya buenas películas sobre esta danza clásica vistas desde el punto de vista masculino, como Billy Elliot. El único personaje masculino importante es el director del ballet, que durante toda la película incita a Nina a cambiar.

Al ser la Reina Cisne en la representación del ballet El Lago de los cisnes, Nina tiene que representar dos personalidades en una: el cisne blanco y el cisne negro. Sin embargo, esta ‘doble personalidad’ la tiene que llevar a cabo a su vez en su vida personal, lo que implica una pérdida y búsqueda de identidad.

Todo este tema está muy relacionado con la mujer: la perfección, la obsesión por esta perfección, el cambio por intentar conseguir nuestro sueño, la importancia de la interpretación, ser dos mujeres a la vez: la inocente y la salvaje, la dulce y la sensual…Hasta tal punto que las espectadoras puedan identificarse con la protagonista.

Nina anhela una vida autónoma, aunque ella no lo sepa; emociones contenidas, negadas por una madre a su vez ex bailarina. La madre de Nina es una mujer excesivamente protectora que sigue viendo a su hija como su ‘dulce niña’ – cuando Nina ya es una persona adulta – y no la deja nada de intimidad, intentando alcanzar a través de ella lo que nunca pudo conseguir: el éxito. Nina es más talentosa que su madre, ella podría tener una vida a la que su madre renunció, pero en muchos aspectos, no es capaz de conseguirlo, paradójicamente, por no defraudarla. El eterno conflicto madre-hija y la lucha por mantenerse joven y bella son de nuevo temas intrínsecamente femeninos.

Zapatillas de baile, lápices labiales, mallas… son parte de un enfermizo, pero igualmente bello mundo, donde Aronofsky nos muestra, a través de Nina, algunas de las características, deseos e inquietudes femeninos, que a través de un interesante juego con el mundo de la danza, narra la vida de una joven, cuyo mayor enemigo es ella misma.

El tráiler y su estupenda música:

Silvia

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: